El proyecto Lunar Codex de Samuel Paralta consiste en enviar cápsulas con versiones digitalizadas o miniaturizadas de obras, incluidos sus propios libros.


¿Pinturas de Van Gogh, Monet o Dalí en la Luna? Esta idea puede parecer fantasiosa, descabellada, incluso absurda. Pero podría hacerse realidad en un futuro. Con su proyecto Lunar Codex, Samuel Peralta pretende enviar arte al espacio. Licenciado en física, poeta y coleccionista de arte, como él mismo se define, este filipino-canadiense se ha propuesto el reto de enviar a la Luna 30,000 obras de arte, literatura, cine, música, teatro y otros géneros.

Este hombre dijo que quería crear una “cápsula del tiempo de la humanidad”. Las obras enviadas han sido creadas por casi 30,000 artistas de 157 países diferentes. Se pondrán en órbita a bordo de tres módulos del programa CLPS de la NASA, que despegarán sucesivamente entre octubre de 2023 y noviembre de 2024. Se trata del mayor y más completo proyecto de lanzamiento de obras culturales al espacio”, declaró Samuel Peralta al New York Times. “No hay nada igual en ninguna parte”.

Grabados, poemas e incluso Lego

La mayoría de estas obras ya existían, aunque algunas fueron encargadas especialmente para la ocasión. Entre ellas figuran imágenes microscópicas de xilografías de la artista ucraniana Olesya Dzhurayeva, Emerald Girl, un retrato en ladrillos de Lego de Pauline Aubey y una serie de poemas titulada The Polaris Trilogy: Poems for the Moon de todos los continentes, incluida la Antártida. También se expondrán los libros de la autora.

Por supuesto, el objetivo no es enviar originales, sino copias digitales grabadas en tarjetas de memoria o reducciones impresas en NanoFichas a base de níquel. Samuel Perlalta financia en gran parte la expedición, cuyo coste se estima en varias decenas de miles de dólares. Una suma considerable, pero aún muy inferior al precio de un billete de “turismo espacial” (450,000 dólares), según el canadiense.

Un rico patrimonio

Puede que Peralta no utilice grandes palabras para promocionar su idea, pero las obras que enviará a la Luna no serán las primeras. La primera de ellas fue el Museo Lunar, llevado a la Luna en 1969. Se trataba de una fina placa de cerámica que contenía seis dibujos de destacados artistas de finales de los sesenta, entre ellos Andy Warhol. Una década más tarde, se le unió un monumento conmemorativo más pequeño titulado Fallen Astronaut (Astronauta caído). Esta pequeña escultura de aluminio, de 8.5 cm de altura, fue depositada por la tripulación de la misión Apolo 15 en agosto de 1971. La estatuilla lleva una placa conmemorativa de los astronautas y cosmonautas fallecidos durante la exploración espacial.

Visited 4 times, 1 visit(s) today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window