Esta presentación se sintió como una falta de respeto y aprovechamiento de la crisis social que viven las mexicanas, con el motivo de limpiar su imagen social.


Como central de la moda mexicana, la CDMX alberga las visiones de distintos diseñadores. Este fin de semana se convirtió en la sede para el desfile de modas de la nueva colección Christian Dior Crucero 2024.

Durante la pasarela se presentaron diseños realizados por Maria Grazia Chiuri, quien previamente se reunió con la curadora de moda Circe Henestrosa, para organizar una puesta en escena que le permita honrar sus diseños en con la hermosa cultura mexicana, en sus palabras.

Pero, aunque sus intenciones fueron bien intencionadas, el recibimiento y narrativa de esta colección ha expuesto un problema profundo con la industria de la moda. 

Las prendas que alumbraron el patio del Colegio San Ildefonso estaban inspiradas en obras y artistas mujeres mexicana, como la icónica Frida Kahlo, Leonora Carrington y Graciela Iturbide, combinadas con un mensaje empoderador y “feminista”.

Utilizando la imagen de la mariposa como un símbolo de crecimiento, transformación y resistencia. Las prendas fueron acompañadas de mensajes “apoyando” la lucha de las mujeres mexicanas en un país plagado por una crisis de feminicidios. Vestidos blancos con bordados feministas, activistas, hasta la reproducción de la emblemática pieza feminista “Canción Sin Miedo” de Vivir Quintana. 

Para muchas usuarias de Twitter, esta presentación se sintió como una falta de respeto y aprovechamiento de la crisis social que viven las mexicanas, con el motivo de limpiar su imagen social. Entre las repuestas podemos encontrar indignación y molestia. 

Además, que la diseñadora se ha encontrado dentro de otra controversia en el mundo de la moda, relacionada con la apropiación cultural y el uso de discursos sociales. Con su diseño de la playera “We Should All be Feminists” que contaba un elevado costo de 500 dólares americanos.

Pero, la Secretaria de Cultura de Gobierno de México, Alejandra Frausto ha comunicado que la diseñadora acudió a comunidades de artistas artesanales para aprender de los mismos, y evitar la apropiación cultural. Para algunos, esto no la exenta de sus acciones, pero para otros es un justificante. 

Visited 1 times, 1 visit(s) today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window