Mar. Jul 5, 2022
1:14 am

El caso de los Munch robados en Oslo

Los dos cuadros más conocidos del artista noruego Edvard Munch, “El grito” y “Madonna”, fueron robados la mañana del 22 de agosto del 2004 en el Museo Munch (Munchmuseet) de Oslo, Noruega.

Con el museo abierto al público, dos hombres armados y encapuchados entraron en la institución, amenazaron a los visitantes y al personal, luego procedieron a arrancar los lienzos enmarcados de las paredes. Entre los visitantes se encontraba un productor de radio francés, François Castang, quien hizo dio algunas declaraciones a la radio France Inter: 

Es extraño que en este museo no hubiera ningún medio para proteger los cuadros, ni siquiera una campana de alarma. Los cuadros estaban simplemente sujetos a la pared con cables.

Según el testigo, el robo se produjo a las 11:15 hora local, y la policía llegó al museo unos 15 minutos después de que sonara la alarma. Al final de la mañana, con el museo ya cerrado, y después de que los helicópteros de la policía asistieran en las investigaciones, se encontraron los marcos de los dos cuadros en otra parte de la ciudad. Según los informes de la policía local, los aeropuertos y los pasos fronterizos terrestres del país han sido informados del robo, al igual que la Interpol: “No es la primera vez que se roba El Grito“. 

Al día siguiente del robo a mano armada, el director del museo Munch, Gunnar Soerensen, pidió a los ladrones que preservaran las obras más carismáticas del pintor noruego: “Hagan lo que hagan, no las dañen, no las destruyan. Por favor, cuida los cuadros, piensa que pertenecen a toda la humanidad”. 

Edvard Munch
Wikipedia commons

Tanto la policía como los testigos del robo llegaron a sospechar que los ladrones eran aficionados: los cerca de 80 visitantes que se encontraban en el museo en el momento del robo informaron a las autoridades de que los dos encapuchados no parecían estar completamente seguros de la ubicación de los cuadros, y que en el camino hacia el coche de huida, una de las obras se cayó al suelo dos veces. La destrucción parcial de los bastidores de las obras, encontrados en un arcén pocas horas después del robo, se interpretó como una prueba más a favor de esta tesis.

De las cuatro versiones conocidas de la obra, dos, incluida la robada, son propiedad del Museo Munch, una tercera está en manos privadas y la cuarta pertenece a la Galería Nacional de Oslo. Este último fue el protagonista de un robo en febrero de 1994. Esa vez, el cuadro estuvo desaparecido durante tres meses. La policía la recuperó en un hotel de Asgardstrand, a 65 kilómetros al sur de Oslo, después de que tres hombres intentaran pedir al Gobierno un rescate de un millón de euros por la obra. La versión robada ayer del Museo Munch es una témpera y pastel sobre cartón fechada en 1893. “Todas [las versiones] fueron pintadas por Munch y todas son igualmente valiosas”, dijo a Associated Press el portavoz del museo, Jorunn Christoffersen. 

Según Gunnar Soerensen, director del museo, tanto El grito como Madonna son “imágenes centrales” en la carrera de Munch. Para Soerensen, es imposible decir “cuál es el más importante”. El grito es, sin embargo, la imagen más conocida del pintor y también ha llegado a ser aceptada como la obra más representativa de su estilo, marcado por una fuerte carga emocional. Ambos lienzos fueron realizados para una gran secuencia de obras titulada Friso de la vida. En ella, Munch (1863-1944), uno de los nombres fundadores del expresionismo, pretendía abordar los aspectos más fundamentales de la existencia humana a través de grandes temas como el amor, el odio, el dolor, la enfermedad o la muerte –el pintor denominó el proyecto “un poema de la vida, el amor y la muerte”–. 

El grito se interpreta comúnmente como una representación de la angustia del hombre moderno para el que la idea de Dios ha muerto se convierte en su nueva realidad; que no encuentra paliativos para los dramas interiores a los que se enfrenta solo. Es un ícono del dolor existencialista, que muestra una figura con una expresión desesperada, los ojos muy abiertos, la boca abierta, las manos levantadas a la cabeza. Unos metros más atrás, en el camino que recorre, dos figuras que caminan una al lado de la otra ponen de manifiesto su soledad. El cielo rojo, en el fondo, subraya la intensidad de la fuerte carga emocional del lienzo. 

The scream (1910)

La Madonna, a la que Munch también llamó “Dama adorada”, es un óleo sobre lienzo fechado en 1893/94. Muestra una figura femenina desnuda hasta debajo del cuadro, con el pelo suelto y los ojos cerrados, aparentemente suspendida en el espacio, en una mezcla de placer y dolor. Cuando se presentó por primera vez al público, el lienzo tenía un marco decorado con esperma y fetos muertos, pintados y grabados. Con el tiempo, el marco se perdió, pero dejó la obra asociada a temas como la concepción, la vida y la muerte.

La policía noruega recuperó los dos cuadros el 31 de agosto del 2006 en circunstancias que aún no se han aclarado del todo, lo que ha llevado a la prensa a especular sobre un posible acuerdo entre los investigadores y un individuo detenido por robo, David Toska. Según los medios de comunicación noruegos, Toska, condenado a 19 años de prisión, habría ayudado a la policía a hacerse con los cuadros de Munch a cambio de una reducción de la pena o de mejores condiciones de detención.

En su carta al Partido del Progreso, que le había preguntado por el caso, el ministro de Justicia, Knut Storberget, subrayó que la duración de las penas depende exclusivamente de los tribunales y negó que hubiera habido negociaciones para mejorar las condiciones de las cárceles; también aseguró que no tenía conocimiento de ninguna negociación en el proceso de recuperación de las obras del museo dedicado al pintor en Oslo

No tengo conocimiento de ninguna negociación entre la policía y los círculos criminales para recuperar los dos cuadros.

Madonna (1894)

La carta del ministro fue acompañada por una declaración de la policía de Oslo, que también asegura que no ha negociado la sentencia ni las condiciones de detención de Toska ni de los demás condenados por participar en el mismo golpe que llevó a su detención, perpetrado en abril de 2004.

Aunque los dos autores materiales del robo siguen sin ser identificados, en mayo de este año un tribunal sueco condenó a tres ciudadanos noruegos (y absolvió a otros tres) por su implicación en el delito: Petter Tharaldsen, el conductor del Audi que permitió la huida de los ladrones, fue condenado a ocho años de prisión, Bjorn Hoen, el estratega de la operación, a siete años, y Petter Rosenvinge, el propietario del vehículo, a tres años. Tharaldsen y Hoen también fueron condenados a indemnizar a la ciudad de Oslo con 750 millones de coronas noruegas (unos 92,9 millones de euros). Ninguno de los tres contribuyó al rescate de las obras, aclaró Stensrud. La policía, dijo, cree que los dos cuadros nunca han salido de Noruega.

La policía noruega siempre pensó que estaba cerca, muy cerca, de recuperar las dos obras maestras de Munch. Sin embargo, no fue sino hasta el 31 de agosto del mismo año que Iver Stensrud, jefe de la operación policial en las afueras de Oslo, afirmó en una rueda de prensa –en la que no se dieron detalles sobre cómo las autoridades recuperaron los dos cuadros–: 

Podemos confirmar que los cuadros están en nuestro poder. Fue una victoria. Durante dos años y nueve días, hemos buscado sistemáticamente estas pinturas y sólo ahora las hemos encontrado. Siempre tuvimos la sensación de que los retumbábamos, pero al final tardamos mucho en acercarnos a ellos. Estamos absolutamente seguros de que son los originales.

En contra de lo que temían las autoridades, las obras se encontraron prácticamente intactas, según informaron. Aun así, se examinaron en detalle para determinar qué efecto puede haber tenido en su estado de conservación su estancia de dos años en un lugar incierto. La reaparición de El grito y Madonna siempre ha parecido más misteriosa que su desaparición. Ambos lienzos se mantuvieron resguardados detrás de una gran cantidad de puertas y restauradores hasta su reaparición en exhibición el 27 de septiembre de 2006.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.