“En última instancia, la ley se pone en manos del consumidor, que desgraciadamente siempre se presta a la explotación. Es decir, son ellos quienes deciden en última instancia estos casos de infracción de los derechos de autor”.


En el que el columnista inexplicablemente empieza a hablar de bocadillos durante un rato y también de alguna manera se las arregla para no mencionar a Platón

John Montagu IV, conde de sandwich, Thomas Gainsborough (1783)

Voy a arriesgarme y hacer una suposición sobre ti. Lo más probable es que… comas comida. Atrevido. Lo sé. Aquí va otra: lo más probable es que comas comida… todos los días. Más que eso, probablemente también preparas comida con bastante frecuencia. Lo haces -probablemente- por una cuestión de necesidad mortal. Tienes un profundo conocimiento de lo que supone hacer y comer comida.

Así pues, probablemente tengas una idea bastante clara de lo que supone preparar un sándwich. Juntas algunos ingredientes, consigues el pan… lo que sea, y preparas algo. El resultado final es único. Reuniste los ingredientes que pusiste, pero la idea general detrás del sándwich… no es tuya. No inventaste la idea del sándwich. Es, de hecho, un conocimiento cultural compartido.

Aun así, fue idea tuya prepararlo, lo hiciste a tu manera y tú decides cómo comerlo. Es lo que se llama la división idea/expresión. Sólo se pueden poseer las expresiones de una idea, y por eso la mayoría de las recetas no pueden tener derechos de autor.

Podemos rastrear esta particular idea original hasta una persona, John Montagu, IV conde de Sandwich, o al menos, supuestamente, pero los sándwiches no están cobrando derechos de autor sobre su homónimo cada vez que alguien hace uno. Nadie va a ser demandado si decide hacer o vender tan magnífico bocadillo.

Sin embargo, la música es un poco diferente.

El sándwich de la música

La mayoría de la gente sólo tiene una idea del consumo de música, tiene una relación íntima diaria con escuchar música, pero no con hacerla, que es diferente a nuestra relación con la comida, donde tenemos un concepto de consumo de comida y de producción de comida -más o menos-, porque sólo hay un cierto grupo de gente que realiza la producción musical.

Entre el público en general, no hay una comprensión intuitiva de cómo la idea se convierte en expresión. Hay un misticismo detrás de la producción musical -y de otras formas de arte que conducen al problema de la magnificencia del artista y el autor, pero ese es un tema para otro día-.

En los tribunales, las preguntas sobre la propiedad de la música no las responden quienes la hacen, es decir, los músicos; en su lugar, se entregan a una clase de consumidores: jurados de no músicos. Esta práctica es, de hecho, una parte importante de algunas doctrinas jurídicas en todo el mundo, donde un jurado de oyentes legos toma decisiones en lugar de jueces informados por la opinión de expertos.

En última instancia, la ley se pone en manos del consumidor, que desgraciadamente siempre se presta a la explotación. Es decir, son ellos quienes deciden en última instancia estos casos de infracción de los derechos de autor.

Marvin Gaye / Ed Sheeran

Imaginemos un caso de derechos de autor en el que se presentan al jurado dos sándwiches de queso a la parrilla y se les pregunta si tienen un sabor parecido. Es básicamente lo que ocurre en los casos de derechos de autor de música: se pregunta a los jurados si el sándwich de Ed Sheeran (bucle de 4 acordes; I I/3 IV V; compás de 4/4; 78 bmp) sabe lo suficientemente diferente del sándwich de Marvin Gaye (bucle de 4 acordes; I I/3 IV V; compás de 4/4; 82 bpm).

De esta manera, a los jurados se les hace creer que Marvin Gaye inventó la idea del sándwich, cuando es evidente que no fue así. Simplemente utilizó los mismos ingredientes que otros chefs habían utilizado en el pasado.

Sólo hay un número limitado de maneras de hacer un sándwich de queso a la parrilla, y si no atraes el gusto de la gente que quiere comer dicho manjar, tu manera de preparar un sándwich de queso a la parrilla único y especial apestará. Y por eso, si algún flamante tonto, como David Pullman de Structured Asset Sales compra la receta del sándwich de Marvin Gaye, ya sabe cómo se defienden los medios legales por la espada del rey para decir que son los dueños de la idea… DE UN SÁNDWICH.

El futuro y sus… ¿soluciones?

¿Qué clase de pesadilla distópica estamos inventando cuando las empresas de inversión pueden ahora poseer los conceptos que hay detrás de la comida? Esa cosa que nos nutre cada día, esa cosa que nos acompaña en cada momento importante de nuestras vidas, esa cosa sin la que no podemos pasar. Sí, los famosos cocineros de sándwiches cobran, pero ¿a qué precio para el resto de nosotros?

Sólo están dando a los parásitos codiciosos un medio de lucrar con el comportamiento humano básico. La producción de… “comida”.

Considero que el aguijón del plagio proviene del escuchar a otra persona hablar con nuestra voz. Kirby Ferguson, en Everything is a remix, sostiene que este sentimiento proviene de la aversión a la pérdida.

Creemos que las ideas son propiedad y somos excesivamente territoriales cuando sentimos que esa propiedad nos pertenece.

A esto hay que añadir el desequilibrio de poder. Los artistas más grandes a menudo plagian a artistas menos conocidos y no les compensan por el trabajo que han hecho, y también está la larga historia de artistas blancos que se apropian de la cultura negra, la depuran para un público blanco y sacan provecho de ello. La lista de variables en rinconces colonizados e imperios llenos de robos y violencias da pie a un sinfín de problemas estructurales y culturales, también tema para otro día.

Esto último son mis cinco centavos. Creo que los derechos de autor de la composición musical deberían sustituirse por una especie de sistema de citas, en el que se escribe algo, si se desarrolla una pieza musical, se tienen que establecer las fuentes, y después de eso, hacer lo que se quiera con ella.

El proceso de citación está en el centro de la investigación académica. Para construir sobre un cuerpo general de conocimientos, es necesario conocer lo que hubo antes. Como investigador, se espera que uno conecte su trabajo con el pasado. De hecho, si no se cita nada, no se es un investigador serio, no se sabe lo que se hace.

¿Y si algo parecido pudiese aplicarse a los músicos y otros artistas? Por una cuestión de responsabilidad social y legal. Esto podría dar la vuelta completamente al guión de todo lo relacionado con la ley de derechos de autor, porque ahora -en teoría-, se evita el plagio al dejar de ser territorial con las ideas. Ahora bien, ha surgido una especie de sistema de citas ad hoc a raíz de los casos modernos de derechos de autor.

Es habitual que los artistas se añadan preventivamente a una lista de compositores para evitar futuras demandas, como fue el caso de Olivia Rodrigo y Paramore con Good 4 U y Misery business, al compartir crédito con la banda de Tennessee, añadiendo a Hayley Williams a la lista de compositores que participaron en la canción.

“Citar” es importante. Significa que te has comprometido con el conocimiento cultural común que es la música y que estás haciendo tu parte para continuarlo a tu manera. Por ejemplo, como se ha dicho antes, en el jazz no sólo está bien, sino que se fomenta activamente, incorporar ideas de otros a tu propio trabajo.

De este modo, la música como cuerpo de conocimiento puede continuar de forma iterativa sin tener que preocuparse de que los derechos de autor del sistema legal impidan esta particular forma de expresión.

Y así, a la pregunta sobre “¿a quién pertenece un riff en particular?”, yo digo… a cualquiera.

Visited 1 times, 1 visit(s) today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window