Columna por Ellie Rossebanks

“El número de septiembre busca innovar, ser el número más trasgresor de las revistas y evoca a usar las tendencias que se publican […]”


Cada año las revistas de moda tienen doce publicaciones, es decir, una por mes, esto dependiendo de la revista y del país, sin embargo, normalmente el promedio de las publicaciones rondan en una por mes. Tal es el caso de todas las revistas a cargo de Condé Nast (GQ, Vanity Fair, Glamour, Wired, TEEN VOGUE y por supuesto, VOGUE), del grupo Hearst (incluyendo a Men’s Health, Seventeen, Woman’s Health, Cosmopolitan, ELLE y Harper’s Bazaar) por mencionar algunas de las más importantes y dejando fuera a otras tantas más, tanto digitales como físicas.

Todas estas publicaciones podrán ser de la misma o de diferente casa editorial, pero si algo tienen en común, es el hecho de que septiembre es el mes más importante para todas y cada una de ellas, esto no se debe a que el 9 de septiembre sea el día internacional de la belleza, sino que tiene un contexto más grande.

Las temporadas del año

En el año, hay dos temporadas oficiales en la moda: Spring-Summer (Primavera-Verano o SS) y Fall-Winter o Autumn-Winter (Otoño-Invierno, AW o FW), y contrario a lo que se creería, a inicios de año, normalmente abarca mitades de febrero e inicios de marzo, se presentan las Big Four (un mes de la moda distribuido en 4 países importantes para la moda) de Otoño-Invierno del año presente, es decir, llevamos seis meses de adelanto con respecto a las tendencias que vienen, por lo que sabemos qué ponernos cuando inicie la temporada otoñal desde febrero, es así que en septiembre se presentan las colecciones que muestran las tendencias del año siguiente en primavera y verano. Estos seis meses dan paso a la producción masiva y a las listas de espera que cada vez son más grandes en las colecciones de cada marca.

Hay algunas firmas que se saltan esta regla no escrita por el paso y la rapidez en la que cambian las tendencias, ya que cada vez son más y más fugaces y por lo tanto: efímeras. Lo que ciertas marcas hacen ahora es sacar la colecciones en el momento en el que los shows acaban, ya que son masivamente transmitidos; además, otras marcas no se ajustan a la temporada que se está presentando. En general, se adecúan a la temporada inmediata o la del siguiente año, por ejemplo, en este mes se presenta la colección Primavera-Verano del 2023, pero algunas marcas ya estarán presentando la colección Otoño-Invierno del 2023, es decir, adelantándose un año.

Fuera de estas dos, hay marcas que celebran sus aniversarios con una colección, o simplemente por gusto tienen otra colección extemporánea en la que organizan un único evento en distintas capitales de la moda o acorde a la temática. Fuera de esto, existen las colecciones Resort (colección de playa o crucero), las colecciones Pre-Fall (o previas al otoño), esto es pensado para finales de las colecciones Resort en donde la gente adapta sus guardarropas al cambio de clima pero no tanto para usar abrigos grandes y vistosos; y otros más adaptan sus propias colecciones a Alta Costura y presentan esos grandes trajes y vestidos performáticos que abarcan metros y metros de espacio y telas, organzas y brillos, diamantes, rubíes y todo tipo de piedras preciosas que se puedan encontrar.

Estas colecciones dependen de la marca, los años y las personas a cargo de diseñar las prendas, o los eventos especiales que puedan existir en el año.

The September Issue

Ya con esta explicación dada, sabemos que el número de septiembre busca innovar, ser el número más trasgresor de las revistas y evoca a usar las tendencias que se publican; es sencillo decirlo pero es más difícil hacerlo, ya que se busca llegar a un público más amplio. 

No sólo nos debemos quedar con el hecho de que debe ser interesante e imponente tampoco con la idea de que importante a tal grado únicamente por las semanas de la moda, ya que de ser así, sería febrero también, pero, ¿por qué no es febrero? Bien, desde febrero tenemos la exposición de las tendencias en los siguientes 6 meses, sin embargo, ya con el tema explicado, septiembre muestra el panorama del año siguiente, es decir, un año antes podríamos saber qué ponernos en nuestro siguiente cumpleaños, en la siguiente boda, o probablemente en futuros eventos si es que estar dentro de las tendencias va implícito en el estilo personal.

Este número da tiempo a las profesiones que diseñan, tinturan, fabrican, producen, estilizan o venden las prendas a producir de acuerdo a lo que se viene en cuanto a colores, telas o cortes. Es un manual para todas aquellas personas involucradas en el proceso de producción, distribución o inclusive que lucen y promocionan las marcas (como las embajadoras y embajadores, las y los stylist y diseñadoras y diseñadores de imagen).

En este número por supuesto, más que en otros, se elige minuciosa y específicamente a las personas que aparecerán en la portada, ya que se acostumbra a que sea una persona influyente en demasía hablando de moda, por ello es que se ha vuelto una aspiración para las celebrities el estar en la portada de algún número de una revista importante. 

Anna Wintour, directora en jefe de VOGUE, en el documental “The September Issue” estrenado en 2009, nos deja ver el proceso del número en cuestión. Se sabe que VOGUE es conocida como “la biblia de la moda”, y ella, al ser la editora en jefe, tiene una responsabilidad enorme para con las y los consumidores de la revista, ya que, si bien tiene un equipo profesional detrás, la cara de todo el equipo termina siendo ella y las decisiones finales también. Esta responsabilidad es impresionante, una sola decisión de Wintour podría hacer que compremos una bolsa, un vestido o tiñamos nuestro cabello de un color completamente diferente al que habitualmente llevamos.

Es un número importante también porque refleja la situación del año, según Anna, en el 2020 creyó que después de todo era insensible no reflejar la situación que se vivía en el mundo, es por ello que podemos ver un poco de historia en cada número septembrino, como el ya mencionado, en el que no se usó a una celebridad sino que se hizo referencia a 100 personas influyentes, además de titular la publicación como “Hope” (Esperanza).

Acerca del número de este año, en VOGUE USA (normalmente conocida sólo como VOGUE) se le dedicó a Serena Williams y a su retiro del tenis. Es decir, una noticia importante y relevante, mientras que Serena es considerada un ícono de moda feminista y no hegemónica, por lo cual, su salida del deporte es importante para el mundo y sobretodo, para las mujeres a las que representa y a las que no.

Una mirada global al estado de la moda [que] le dirá todo lo que necesita saber sobre cómo están cambiando las cosas, y para mejor.

—Anna Wintour sobre el número de este año.
Visited 1 times, 1 visit(s) today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window