Mar. Ago 16, 2022
7:55 pm

Activistas intervienen escultura de Boccioni en el Museo Novecento, para demandar a los gobiernos tomar acción en contra de la crisis climática

Los activistas del grupo ecologista Ultima Generazione (Última Generación en español) siguen con sus acciones para alertar al público sobre la crisis climática. Después de ciertas protestas en museos de arte. 

Ahora estos activistas se adhieren a la escultura “Formas únicas de continuidad en el espacio” (1913), de Umberto Boccioni, que se encuentra en el Museo del Novecento de Milán.

Las demandas de Ultima Generazione, como las del otro grupo activista europeo Just Stop Oil que de misma forma se han adherido a marcos de piezas en museos, son similares. El propósito de interrumpir el espacio público desde disfrute viene ligado a llevar este mensaje de crisis a los públicos más recluidos y privilegiados. 

“Formas únicas de continuidad en el espacio” (1913) Umberto Boccinio.

Como las obras de arte están expuestas también se expone la necesidad de hacer un cambio en las industrias. 

Dentro de las demandas de ambos grupos se encuentra: 

  • Los gobiernos deberían dejar de conceder nuevas licencias para la explotación de petróleo y gas, afirman los activistas de ambas organizaciones.
  • Ayuda a los trabajadores de los combustibles fósiles a encontrar un nuevo empleo en el creciente sector de la energía sostenible.
  • Un aumento de energía solar y eólica en 20 gigavatios para finales de año.

Como en todas las protestas del grupo, las piezas no sufren ningún daño después de ser intervenidas. 

Los miembros del personal del Museo del Novecento afirman que pidieron consejo a los restauradores sobre un material para el pegamento que no causara daños a largo plazo y que tuvieron cuidado de sujetarse a la base de la escultura y no a la propia escultura.

Una activista identificada solamente como Simone, declaró en un comunicado del grupo: 

“No nos dejamos detener a la ligera, pero debemos entender inmediatamente que no habrá arte en un planeta que se derrumba.Si realmente queremos preservarlo, debemos actuar ahora y abandonar las inversiones en fósiles. No habrá arte de ningún tipo si no podemos permitirnos comer, si morimos por las olas de calor. Por eso pedimos a las instituciones culturales que se pongan de nuestra parte y presionen al gobierno”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.