Mar. Ago 16, 2022
7:40 pm

Gotagogama: La unión de Sri Lanka en las calles y en el arte


“Gotagogama es un lugar de protesta creado por una red de grupos de activistas, ciudadanos, artistas y jóvenes, que trabajan juntos para proporcionar apoyo […]”


El último miembro del clan Rajapaksa que sigue aferrado al poder, Gotabaya, debía anunciar su dimisión el miércoles 13 de julio. Expulsado del palacio presidencial por una multitud de manifestantes enfurecidos, el presidente huyó bajo la protección del ejército y ahora se encuentra en el exilio.

Así que parece que las protestas de los últimos tres meses se han salido con la suya ante un régimen corrupto, autoritario, discriminatorio y fuertemente militarizado. Más allá de un grito de cólera contra la gestión abrumadora del país que conduce a la escasez de combustible, gas, petróleo, medicinas y alimentos, a una inflación espectacular y, de forma más general, a la bancarrota económica y política de la isla, estas protestas muestran la organización y la estructuración progresiva de una sociedad civil a la que es importante volver, ya que podría permitirnos escapar del proceso de bipolarización de la vida política en Sri Lanka y de su largo corolario mortificante: la creación de identidades depredadoras.

Esta protesta parece ser una prolongación de la marcha pacífica del 3 de febrero de 2021, que unió en cinco días Pottuvil con Polikandy, dos localidades correspondientes a los límites sur y norte del territorio tradicionalmente ocupado por los tamiles y reclamado como tal por las organizaciones separatistas. Entre estos últimos se encuentra el LTTE o Tigres de Liberación del Eelam Tamil, un movimiento que luchó hasta 2009 por la autodeterminación tamil en una “patria” tamil compuesta por las provincias unidas del Norte y el Este, formando un estado soberano independiente llamado Eelam Tamil).

Un gran número de familias de víctimas de la guerra civil -entre 80,000 y 100,000 víctimas según la ONU, aunque para algunos autores el número de muertos está por evaluar- organizaron esta marcha junto a asociaciones de la sociedad civil, sacerdotes de diferentes religiones (cristianismo, hinduismo, islam) y políticos tamiles. Esta marcha llamada “P2P” tenía como objetivo alertar a la comunidad internacional.

De hecho, las condiciones de vida de la población tamil y musulmana de la isla se han deteriorado desde el final del conflicto en 2009 en un contexto de escalada militar, autoritarismo y favoritismo hacia la población mayoritaria cingalesa de la isla, mayoritariamente budista.

Nada más llegar al poder en 2019, Gotabaya Rajapaksa se comprometió a reforzar la supremacía budista cingalesa y a limitar los derechos de las minorías (étnicas, religiosas, sexuales), pero no ha sido capaz de lograr las “perspectivas de prosperidad” prometidas en su programa electoral.

En cambio, el descenso de los ingresos por turismo debido a los atentados del Domingo de Resurrección de 2019 -que los partidarios de Gotabaya convirtieron en una retórica antiislámica- reforzó el sentimiento mayoritario budista cingalés y proyectó a Gotabaya como un salvador nacional.

El arte de la unión

Las protestas, que se prolongaron durante más de tres meses, fueron organizadas principalmente por miembros de la clase media: incluidos profesores, estudiantes, médicos, enfermeras, profesionales de la informática, agricultores, abogados, algunos policías, activistas de derechos sociales, deportistas, ingenieros y miembros de minorías sexuales. A menudo, las mismas personas cuyos votos habían llevado al clan Rajapaksa al poder. Se trata en gran medida de un movimiento dirigido por jóvenes, que utiliza el arte y la cultura de forma creativa, abordando diariamente cuestiones de justicia económica y social, incluida la larga historia de violaciones de derechos humanos e impunidad de Sri Lanka.

Vasi Samudra Devi ayudó a conceptualizar y pintar el mural. Artista y activista trans, Devi participó en la organización de la primera marcha del orgullo a gran escala del país, que tuvo lugar en Colombo el pasado mes de junio. Así, la comunidad LGBTQ+, que durante mucho tiempo ha sido humillada, ridiculizada y estigmatizada en Sri Lanka, participó ampliamente en estas protestas. Por primera vez en la historia de la isla, esta comunidad pudo incluso organizar la Marcha del Orgullo en relación con las protestas.

The Fearless Collective es un movimiento de narración participativa de grandes y hermosos murales comunitarios. Dichos murales se crearon en colaboración con las comunidades marginadas a las que representan, en narrativas fuertes y empoderadoras. Encabezados por la artista Shilo Shiv Suleman, Fearless tuvo la visión de ampliar su metodología al sur de Asia.

Gotagogama es un lugar de protesta creado por una red de grupos de activistas, ciudadanos, artistas y jóvenes, que trabajan juntos para proporcionar apoyo, alimentos, agua, acceso a algunos cuidados médicos y aseos a las protestas lideradas por los ciudadanos en Colombo. No es sólo un lugar de protesta, sino una aldea utópica que el pueblo de Sri Lanka ha establecido como campo de batalla y como sueño. 

De esta manera, se elaboró un mural que conmemora la unión y la resistencia. El mural representa cuatro figuras que encarnan las cualidades que los pintores quieren en sus líderes, y cada una muestra un símbolo de un atributo: una flor en el pelo para la compasión, una balanza para la justicia, plantas de arroz para la abundancia y una lámpara de aceite de arcilla para la movilidad. 

¿Por qué necesitamos visiones utópicas? En momentos de crisis, ¿qué papel juega la imaginación? En nuestra cartografía de los sueños pintamos un parlamento recuperado y en llamas, imaginamos estatuas de líderes opresores destruidas. Imaginamos bibliotecas que contaban las historias de la gente, se lee en la detallada descripción del mural en el sitio web del colectivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.