El director pidió el viernes que su nuevo largometraje se proyecte en salas independientes, al tiempo que denunció “la destrucción sistemática del cine mexicano”.


La productora PimientaFilms “está buscando actualmente salas independientes” en tres estados para proyectar la película, dijo el director en su cuenta de Twitter, en referencia a la deserción de un importante distribuidor, Cinemex. Según las revistas especializadas, esta última se ha retirado porque la película sólo podía permanecer en las salas durante quince días en exclusiva a partir del 24 de noviembre, antes de ser incluida en la oferta de streaming del catálogo de Netflix.

La adaptación del famoso cuento infantil de Carlo Collodi, popularizado por Disney en 1940, es la primera obra de animación que firma como director Guillermo del Toro, cuya La forma del agua ganó cuatro premios de la Academia, que se ha rodeado de un reparto excepcional. Ewan McGregor, Cate Blanchett, Tilda Swinton, Christopher Waltz, John Turturro, Ron Perlman, por nombrar sólo a algunos, se han unido a la aventura en papeles secundarios y han prestado sus voces a esta adaptación.

En cuanto a la música, las letras son de Guillermo del Toro y Katz, con música y banda sonora de Alexandre Desplat, ganador del Oscar. La película estará disponible en la plataforma de streaming el 9 de diciembre. Bardo, la película de otro gigante del cine mexicano, Alejandro González Inarritu, se encuentra en los cines de México en exclusiva antes de su próximo estreno en Netflix.

El director compartió un comunicado de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) en el que se anuncia un “aplazamiento de la convocatoria del premio Ariel 2023” debido a una “grave crisis financiera”.

La Academia Mexicana lamenta que “los apoyos con recursos públicos han disminuido considerablemente en los últimos años”. “El Estado, que ha sido durante mucho tiempo el impulsor y sostenedor de la Academia, ha abandonado su responsabilidad como principal promotor y difusor de la cultura en general y del cine en particular”, afirma la AMACC. Otros sectores culturales también se quejan de los recortes presupuestarios realizados por la administración del gobierno actual.

Al mismo tiempo, pretende promover la cultura de las comunidades indígenas. “No se trata de negar la expresión artística de nadie (…) todos están al mismo nivel. No hay un arte culto y un arte popular que se desprecie”, dijo Jesús Ramírez, portavoz del presidente Andrés Manuel López Obrador, la semana pasada al margen de un desfile de cuatro días de artesanos indígenas en Ciudad de México.

Acto seguido, desde su misma cuenta de Twitter, Del Toro escribió, “[…] Sin entrar en política. Para buscar soluciones y mantener los Arieles para aquellos que hacen un cine que propone y que da presencia a México: Ofrezco personalmente cubrir el costo total de las estatuillas del Ariel”. Y sigiuó:

Ofrezco ayudar a la ceremonia tanto como sea posible. Y pido dialogo entre @AcademiaCineMx y @alefrausto para ver que mas falta. La academia y las películas que estimula, NO son las que los bots usan como argumento- son las que pelean por tiempo en pantalla y que mantienen- -nuestro cine- esa forma de arte, muy real y muy valorada- y siempre en peligro. Yo le entro. He estado llamando a @LeticiaHuijara y la sigo para que me de un DM. Me sumo. No resto a nadie. Hay que hallar soluciones. Las culpas no sirven. Las soluciones ayudan. Vamos a ello.

Aseveró que ayudará a la ceremonia “tanto como sea posible” y, tras pedir que se entable un diálogo entre la Academia y Alejandra Frausto, titular de la Secretaría de Cultura, agregó: “Las culpas no sirven”.

Visited 1 times, 1 visit(s) today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window