Se aficionó a los personajes a través de su hijo, que empezó a coleccionar cartas coleccionables de Pokémon en 2021, y su obra se basa éstas.


Desde su debut como videojuego en 1996, Pokémon ha cautivado los corazones de niños, adolescentes y adultos por igual a través de un universo mediático ampliado de series de televisión, películas y cartas coleccionables.

El –adorable– rostro de la marca, Pikachu, una criatura de color amarillo brillante con orejas puntiagudas, mejillas rojas circulares y cola en forma de rayo, se ha convertido en un personaje universal. ¿Y quién puede olvidar Pokémon Go, el juego de realidad aumentada para móviles que arrasó en 2016?

En 2021, Pokémon era la franquicia mediática más taquillera del mundo, con 100,000 millones de dólares, mucho más que nombres de dibujos animados más arraigados como Hello Kitty e incluso Mickey Mouse & Friends, de acuerdo con la empresa de investigación de medios Statista.

Diseño original de la carta y la obra final de Surfing Pikachu

Pokéarte

La pintora estadounidense Katherine Bernhardt, nacida en 1975 y residente en San Luis (Missouri), es una ferviente admiradora.

La artista cuenta en una entrevista que se enamoró de Pokémon a través de su hijo, que empezó a coleccionar cartas de Pokémon hace dos años. Juntos formaron su colección, y Bernhardt empezó a pensar más a fondo en el aspecto social de las cartas –cómo la gente intercambiaba con sus amigos y hojeaban juntos las carpetas en la tienda– y en su significado en la cultura pop.

Umbreon (2021)

Su primera exposición individual en Hong Kong, en la galería David Zwirner de Central, se centra en una serie de nuevas obras basadas en las cartas Pokémon. Bernhardt, que se licenció en Bellas Artes en 2000, fue reconocida en sus inicios por sus retratos semiabstractos de modelos de revistas de moda que cuestionaban los cánones de belleza y la naturaleza de la idolatría.

En los últimos años se ha inspirado en la cultura pop y en objetos de la vida cotidiana, recreando personajes de dibujos animados con su propio estilo y mezclándolos con símbolos cotidianos como el papel higiénico y los cigarrillos. Suele empezar cada obra pintando con espray sobre lienzos verticales, trabajando deprisa y de forma improvisada, como los grafiteros; esto añade una energía frenética a las imágenes que encaja con el ritmo del flujo de información del mundo actual.

Quizás más conocida por su serie de la Pantera Rosa, Bernhardt hizo otra referencia a la cultura visual japonesa en 2017, cuando pintó un mural de 18 metros de largo, el mural XXL Superflat Pancake, para el Contemporary Art Museum St Louis; el título es un guiño obvio al manifiesto Superflat del artista contemporáneo Takashi Murakami.

El título de la exposición de Hong Kong es mucho más sugerente. Dummy doll jealous eyes ditto pikachu beefy mimikyu rough play Galarian rapid dash libra horn HP 270 Vmax full art es una combinación de los títulos de varias de las obras expuestas.

Los fans de Pokémon reconocerán de inmediato a personajes como Pikachu, Charizard, Chansey y Ditto, y todos están magnificados. Salvo una excepción, todos los cuadros tienen el mismo tamaño (152.4 x 121.9 cm), lo que refleja el formato uniforme de las cartas coleccionables. La excepción, llamada Yeti Gaming por una tienda de juegos de su ciudad natal que frecuenta con su hijo, mide 7 metros de ancho.

Yeti Gaming (2021)

Del TCG al lienzo

Entre sus personajes favoritos está Ditto, que aparece en Ditto VMax Ju Ju (2021). “Esta figura es muy divertida. Es una mancha y es rosa”, dice. En su pintura, el personaje tiene una expresión casi exasperada y está cubierto de pintura negra en spray con el texto japonés de las cartas de Pokémon.

Otra obra destacada es Beefy Mimikyu (2023), una representación del “Pokémon disfrazado” con un cuerpo desgarrado y musculoso salpicado de pintura roja, azul y verde. Pikachu también está representado en varios cuadros: está muy enfadado en Pikachu V190 Charge (2021), se le ve en un sinfín de colores en Rainbow Pikachu VMAX GMAX Volt (2021) y surfea felizmente en Surfing Pikachu (2023), a pesar de lo que parece una lágrima corriendo por su mejilla.

Yeti Gaming (2021) -que cubre toda una pared en David Zwirner- también presenta motivos de obras anteriores, como rollos de papel higiénico, pegamento Elmer, lápices y una botella de lejía Clorox.

A través de todos sus cuadros, Bernhardt espera seguir destacando la alegría de vivir, a pesar de los detractores.

Hubo algunas críticas [sarcásticas] como: “Oh, qué buena elección de tema para pintar”. ¿Qué quieres que pinte? ¿Zonas de guerra, gente muriendo y niños asesinados? Ya hay bastante de eso en la televisión y en el mundo real, dice. Para mí, el arte es más como una vía de escape. Y un mundo en el que puedes adentrarte que es colorido y bueno.

Dummy doll jealous eyes ditto pikachu beefy mimikyu rough play Galarian rapid dash libra horn HP 270 Vmax full art
Visited 1 times, 1 visit(s) today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window