Mar. Ago 16, 2022
8:12 pm

Los artistas asiáticos más caros


Cada vez resulta más común encontrar arte en subasta producido en otros países, convirtiendo en tendencia la búsqueda de expresiones culturales extranjeras, principalmente en Asia.


Cada día resulta más común encontrar encabezados que destacan múltiples ventas récord llevadas a cabo en las principales casas de subasta, ampliamente dominadas por obras maestras realizadas en Europa; antigüedades -incluyendo patrimonio de África, Oceanía y América Latina-; arte contemporáneo de nombres recién salidos de alguna feria internacional; y por supuesto, vanguardias que llegaron a Estados Unidos para establecerse en Nueva York y algunos otros pocos circuitos especializados.

Ai Wei Wei

Sin embargo, en la última década se ha producido un cambio que aún no termina de concretarse, pero ya resulta tangible. Cada vez resulta más común encontrar arte en subasta producido en otros países, convirtiendo en tendencia la búsqueda de expresiones culturales extranjeras, principalmente en Asia. De esta manera, los resultados de las grandes casas de subastas con sedes internacionales tienden a ser más variados, partiendo desde la oferta de los lotes, hasta los precios finales.

Uno de los mayores repuntes del mercado ha sido el del arte chino, por ejemplo. La primera casa de subastas de arte del país, China Guardian, se fundó en 1993, seguida por China Poly Group en 1999, que desde entonces se ha convertido en la tercera empresa de subastas más importante del mundo. La industria cultural continúa demostrando su valor -ya explotado en Corea, India y Japón-. 

Curiosamente, algunos de los artistas contemporáneos más reconocidos no cuentan con grandes ventas en subasta. Nombres como Ai Wei Wei, Yayoi Kusama, Haegue Yang y Takashi Murakami han roto la marca de los millones de dólares, sin embargo, se encuentran -relativamente- lejos de algunos de los representantes a continuación, tomando un ejemplo de cinco países en el continente asiático:

Untitled, Vasudeo S. Gaitonde (1995) – India:

  • Precio realizado: 293,025,000 INR (4.4 millones de dólares, aproximadamente)
  • Lugar y fecha: Christie’s, Mumbai, 15 de diciembre de 2015.
Untitled, Vasudeo S. Gaitonde (1995)

Con una venta total de 976,990,000 INR, la subasta The India Sale que se llevó a cabo a finales del 2015 resultó histórica para el mercado de arte del país ubicado al sur del continente, ya que hasta la fecha se mantiene como el máximo histórico por un artista hindi. El óleo sin título de Vasudeo S. Gaitonde realizado en 1995, fue adquirido por un comprador anónimo, rompiendo el récord anterior de 4,01 millones de dólares por una obra de Francis Newton Souza.

Este cuadro fue uno de los últimos realizados en el pequeño barsaati o estudio de terraza de Gaitonde en Nizamuddin, antes de que se trasladara a Gurgaon en 1996, y ocupa un lugar destacado en la única película realizada sobre el artista, Art on Art, en 1995. La pieza mantiene el delicado equilibrio de luz, textura, color y espacio que el artista perfeccionó a lo largo de su carrera, imprimiendo a su obra un lirismo y una luminosidad únicos.

De acuerdo con Gaitonde:

“No es que no tenga nada que decir con mis cuadros. Puede que no haga una declaración. No quiero hacerlo. No estoy atado a ningún dogma o creencia o lealtad estrecha. Soy ante todo un individuo. No puedo suscribir ningún pensamiento colectivo y no reconoceré ningún pensamiento que no apele a mi razón […]”

La Chasse au taureau sauvage, Raden Saleh (1855) – Indonesia:

  • Precio realizado: 7,200,000 EUR (8.95 millones de dólares, aproximadamente)
  • Lugar y fecha: Ruellan Auction, Vannes, 27 de enero de 2018.

Algunas personas encuentran objetos viejos y polvorientos en el fondo de un desván. Otros se encuentran con hallazgos inesperados. En el sótano de una casa de Auray se encontró un cuadro del maestro indonesio del siglo XIX, Raden Saleh, que había sido olvidado durante muchos años. La familia pidió ayuda al Sr. Ruellan y a la galería francesa Cabinet Turquin para que la evaluaran porque, a pesar de haberlo heredado hace tiempo, ya no lo querían.

La Chasse au taureau sauvage, Raden Saleh (1855)

Tras varias comprobaciones, el Sr. Ruellan autentificó la obra:

“Lo estimé en su momento en 150 o 200,000 euros porque estaba dañado […] Al final, esperaba venderlo por entre 200 y 300,000. Pero 7,2 millones, ¡es genial!”.

Los compradores eran coleccionistas indonesios que estaban presentes en Vannes.

Raden Saleh (1811-1880) se formó durante muchos años en Europa, particularmente en los Países Bajos, estado colonizador de las Indias Orientales Holandesas, actual Indonesia. Como muchas de sus otras obras, representa la caza de un animal salvaje, en este caso un toro salvaje en Java, atacado por el propio pintor a caballo. Se cree que el cuadro fue encargado por el comerciante de azúcar del siglo XIX Jules Stanislas Sigisbert Cezard, nacido en Batavia, la entonces capital.

05-IV-71 #200 (Universe), Kim Whan-Ki (1971) – Corea:

  • Precio realizado: 101,955,000 HKD (13 millones de dólares, aproximadamente)
  • Lugar y fecha: Christie’s, Hong Kong, 23 de noviembre de 2019.

La obra fue terminada en 1971 y representa la cúspide de la práctica abstracta de Kim Whan-Ki; además, resulta ser el único díptico que realizó en su vida, lo que agrega particularidad a 05-IV-71 #200 (Universe). 

05-IV-71 #200 (Universe), Kim Whan-Ki (1971)

Al examinarse más de cerca, destacan una serie de rectángulos que recorren el campo lleno de innumerables puntos marcados delicadamente por un pincel de caligrafía. Tanto el punto y la línea, así como el campo de color, resultan elementos unificados orgánicamente para crear un gran “universo”. El simbolismo de los dos círculos encarna todos los valores binarios del mundo: el yin y el yang, el sol y la luna, la luz y la oscuridad, la vida y la muerte, etc. Son todos los valores y seres binarios que existen en el universo. Es el universo mismo.

El monumental panel de 254 x 254 cm manifiesta las cualidades que la obra de Kim Whan-Ki pretendía captar. Su vida peripatética, pasando de su país natal, Corea del Sur, a Japón, Francia y, finalmente, a Estados Unidos, refleja su búsqueda constante de un estilo pictórico único, propio.

“Intento que los puntos se unan para representar [la] forma y me esfuerzo por seguir haciéndolo”.

Entrada del diario de Kim Whanki del 23 de enero de 1968 Fundación Whanki – Museo Whanki

Knife behind back, Yoshitomo Nara (2000) – Japón :

  • Precio realizado: 195,696,000 HKD (25 millones de dólares, aproximadamente)
  • Lugar y fecha: Sotheby’s, Hong Kong, 6 de octubre de 2019.

A partir del año 2000, coincidiendo con el regreso de Yoshitomo Nara a Japón después de doce años en Alemania, Nara comenzó a realizar retratos de cuerpo entero de sus personajes sobre luminosos fondos nacarados en lienzos de gran formato que se han convertido en algo muy característico del artista.

Knife behind back, Yoshitomo Nara (2000)

Además, desarrolló lo que resulta su mayor hazaña: La narrativa pictórica. Su prolongada estancia en soledad lejos de su hogar, contribuyó a una introspección que logró traducir en composiciones limpias, con ligeros despliegues de elementos, permitiendo una lectura amplia a partir de lo mínimo. 

Knife behind back resulta ser una de las piezas realizadas por Yoshitomo Nara de mayor dimensión que han aparecido en subasta (234 x 208 cm). En sus obras, la violencia se encuentra ausente, escondida, aunque insinuada, y forma un llamativo contraste con los adorables y recurrentes personajes que destacan los temas principales de sus cuadros. 

Desde el título se introduce la -probable- presencia de un arma, ocultando -y remarcando- el brazo de una de sus características niñas de ojos grandes, quien mira maliciosamente al espectador y espera que algo suceda, o que alguien aparezca, preparada para atacar… probablemente.

Twelve Landscape Screens, Qi Baishi (1925) – China:

  • Precio realizado: 931,500,000 RMB (141 millones de dólares, aproximadamente).
  • Lugar y fecha: Poly Auction, Pekín, 17 de diciembre de 2017.

La serie de pinturas de paisajes en tinta se vendió en Poly Auction en 2017 por cerca de 141 millones de dólares, lo que convirtió a Qi en el primer artista chino en romper la marca de los 100 millones de dólares.

Las doce piezas que conforman la obra, muestran paisajes distintos pero cohesionados, uniformes en tamaño y estilo pero diferentes en cuanto a temática. Personifican la interpretación china de la belleza; acompañadas de una intrincada caligrafía, las pinturas de Wu encarnan el poder de la naturaleza al tiempo que evocan una sensación de tranquilidad. Únicamente produjo otro conjunto más, producido en 1932 para el comandante militar de Sichuan, Wang Zuanxu, y actualmente se encuentra en el Museo de las Tres Gargantas de Chongqing.

El artista -más conocido por su caligrafía y pintura a pincel- creó la obra en 1925, cuando tenía 62 años, según una descripción en el sitio web de Poly: 

“Puede considerarse el estilo más expresivo de las transformaciones estilísticas de Qi Baishi, pero también es el de mayor dimensión de los doce formatos de pantallas de paisajes”.

Twelve Landscape Screens, Qi Baishi (1925)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.