Se volvió mundialmente conocida en sólo dos álbumes, pero la cantante irlandesa arrastraba las tragedias de una infancia de abusos y una vida complicada.


El mundo la conoció en 1990 con su magistral interpretación de Nothing Compares 2 U, de Prince, y se convirtió en una estrella mundial en sólo dos álbumes. Detrás de la historia de éxito, Sinéad O’Connor no ha ocultado una vida salpicada de profundas heridas. La cantante quedó marcada por una infancia traumática, se mostró a menudo inconforme y reafirmó regularmente su deseo de no seguir los dictados de la industria musical.

Nacida el 8 de diciembre de 1966 en Dublín, Sinéad Marie Bernadette O’Connor, de origen católico, no tuvo una infancia muy feliz. Sus padres se divorciaron cuando ella tenía ocho años. Al principio vivió con su madre, a la que más tarde describiría como alcohólica y tiránica, encarnación a sus ojos de una Irlanda tan devota como retrógrada, una hipocresía que denunciaría sin cesar a lo largo de su vida. Su padre le abrió otros caminos y le inculcó el gusto por la música, sobre todo a través de las canciones tradicionales irlandesas. “Los susurros de mi padre me ayudaron a no rechazar nunca esas canciones tradicionales”, recordaba.

A los quince años, cuando su trayectoria escolar estaba marcada por el absentismo y su cleptomanía le jugaba malas pasadas, fue internada en una Lavandería de la Magdalena, un reformatorio dirigido por monjas que supuestamente “devolvían a las niñas perdidas al buen camino”. Sinéad O’Connor guarda terribles recuerdos de esta época. La cantante fue una de las primeras en dar testimonio de los malos tratos que sufrió allí; Irlanda y la Iglesia tardarían años en mirar a los ojos a esta vergonzosa parte de su historia, que dio lugar a decenas de miles de casos de abusos, mujeres rotas de por vida y el descubrimiento de fosas comunes clandestinas donde cientos de bebés y niños fueron olvidados.

La voz del enojo

Era la voz de una generación enfadada, de una Irlanda que protestaba. Sinéad O’Connor murió ayer, miércoles 26 de julio a los 56 años. En Irlanda, la escena política se conmovió con su muerte. El Primer Ministro, Leo Varadkar, se mostró “verdaderamente apenado” por la muerte de la cantante. “Su música era amada en todo el mundo y su talento era incomparable”, dijo en Twitter. Michael Martin (ministro de Asuntos Exteriores y ex jefe del Gobierno irlandés) la describió como “uno de nuestros mayores iconos musicales, y alguien profundamente querido por el pueblo de Irlanda y más allá”.

Algunos artistas se mostraron igualmente conmovidos. El icono canadiense Bryan Adams dijo: “RIP Sinéad O’Connor, me encantó trabajar contigo, tomar fotos, hacer conciertos en Irlanda juntos y hablar, todo mi amor a tu familia”. El músico Cat Stevens, convertido al islam desde hace tiempo como la cantante en 2018, destacó su “alma tierna”, mientras que la banda Massive Attack, que trabajó con ella, afirmó estar devastada en las redes sociales, evocando “el fuego en sus ojos” cuando hablaba de sus compromisos.

Tim Burgess, líder de The Charlatans, también elogió a la cantante: “Sinéad encarnaba el espíritu punk. No hacía concesiones, lo que le complicaba la vida”. Anoche en el escenario, Hozier, el cantante irlandés de Take me to Church, le dedicó unas palabras, expresando su gran tristeza.

Sin embargo, el británico Morrissey, líder de The Smiths, no estaba contento con algunos de los elogios y calificó los mensajes de insultantes. “No tuvieron el valor de apoyarla cuando estaba viva y los buscaba”, lamentó en su página web.

La vida y la música

La carrera musical de Sinéad O’Connor comenzó en 1986 con el grupo Ton Ton Macoute. La canción Heroine, que interpretó y coescribió y que se convirtió en la banda sonora de la película Captive (1986), la dio a conocer al público. Su álbum debut, The Lion and the Cobra, llegó un año después. En él ya abordaba temas que serían recurrentes en su música, temas que habían dejado huella en su vida personal: la ira, la alienación y su relación con la religión. Su segundo álbum, Do Not Want What I Haven’t Got, impulsado por el éxito de Nothing Compares 2 U, vendió siete millones de copias.

Alcanzando una posición importante, la cantante se burló de la industria, que quería sacar provecho de su imagen de joven hermosa que se afeitaba la cabeza. Su mensaje era claro: los fans debían apreciar la música, no su aspecto.

En 1992, como invitada al programa Saturday Night Live, Sinéad O’Connor rompió una fotografía en directo del Papa Juan Pablo II después de cantar a capella la canción War, de Bob Marley. Esta maniobra mediática fue su forma de denunciar el silencio en torno a los abusos sexuales en la Iglesia Católica. Su actuación provocó un escándalo, y dos semanas después fue abucheada cuando apareció en el Madison Square Garden de Nueva York, durante un concierto de celebración del 30 aniversario de la carrera del cantante Bob Dylan. De polémica en polémica, el discurso estuvo a punto de enterrar su carrera.

Búsqueda religiosa

Nacida en una familia tan devota como desquiciada, la cantante rechazó el catolicismo rigorista que le robó la infancia, pero nunca dejó de perseguir su fe. En 1999, fue ordenada sacerdote por un obispo irlandés disidente. Más tarde, descubrió la comunidad jamaicana de Londres y adoptó la religión rasta. “En Irlanda, nuestra cultura religiosa y musical separa el sexo de la espiritualidad. El reggae y la religión rasta reconcilian alma y sensualidad. Lo que tenemos en común es el hecho de haber sido colonizados por los ingleses y el mismo sentido de la rebelión”, afirmó. A partir de ese momento, opta por el nombre Madre Bernadette Mary; al mismo tiempo, pide ser excomulgada por el Vaticano.

En 2000 lanza un nuevo álbum, Faith and Courage. O’Connor ya no gozaba del éxito de sus inicios, y era más conocida por sus aventuras religiosas que por su música. Más tarde, continuando su búsqueda de espiritualidad, se convirtió al budismo antes de pasarse al islam en 2018. Nueva religión, nuevo nombre: Shuhada’Davitt.

Un final turbulento para su carrera

Sinéad O’Connor se manifestó en Londres contra la guerra de Iraq. “Si yo fuera Dios, demandaría a todos los que hablan en mi nombre: George Bush, Ariel Sharon y Bin Laden. Sobre todo, el recurso a la guerra demuestra un inmenso vacío espiritual”, opinaba del conflicto. Colaboró con Robert Del Naja, líder del grupo Massive Attack y activista británico contra la guerra. Al mismo tiempo, grabó 1,000 Mirrors con otro grupo muy comprometido, Asian Dub Foundation.

Tras un largo exilio de diecisiete años, volvió a vivir a Dublín en 2001 con sus dos hijos. Sean-Nos Nua (Viejas Nuevas Canciones en gaélico) pretendía ser un disco de reconciliación con su país natal. Anunció en varias ocasiones que había terminado con su carrera musical, antes de cambiar siempre de opinión. Su salud mental preocupaba a sus allegados, sobre todo tras su repentina desaparición en 2016, que terminó con un regreso a Chicago.

Difícilmente perdonada por la vida, Sinéad O’Connor se vio de nuevo golpeada por el horror cuando su hijo de diecisiete años se suicidó en enero de 2022. La cantante, deprimida, confesó que ya no quería vivir y pidió ser hospitalizada. Los planes para una gira y un undécimo álbum se pospusieron. Se comunicaba con el mundo a través de las redes sociales, donde compartía sin filtros sus estados de ánimo, su malestar y sus problemas de salud, tanto físicos como mentales. De vuelta a vivir a Londres y unos días antes de su muerte, prometió un nuevo álbum.

Lamentablemente, partió.

Visited 2 times, 1 visit(s) today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window