El mundo del arte está en constante cambio y desarrollo, por lo que resulta casi imposible encontrar un sentido que mantenga unido a todo el ecosistema. Sin embargo, cada año, ArtReview se da a la tarea de enlistar de manera coherente –o contradictoria– a todo aquello que influya y moldee al arte contemporáneo en 100 puestos titulados Power 100.

La lista de la publicación suele estar encabezada por algún artista influyente o algún curador. Incluso se han encontrado coleccionistas y movimientos enteros. En esta ocasión, la ERC-721 (NFTs) llegó al primer sitio al haber tenido un 2021 lleno de impactos no sólo económicos, sino reflexivos en cuanto a movimientos ecológicos y crítica al sistema capitalista. Los sitios del año se dieron pensando en problemas de circulación y velocidad; al regresar lentamente a un mundo abierto post pandemia, se reflejan ritmos variables en los que museos, galerías e incluso colecciones privadas fijan su mirada en la posibilidad de los tokens no fungibles. El cambio de data a propiedad virtual supera a la antigua dinámica artista-dealer.

CryptoPunks

Es difícil predecir el vuelco a largo plazo que causará este fragmento de código. Pero en 2021, todos los viejos supuestos del mercado del arte y la cultura del arte se han visto arrojados a una incertidumbre caótica y creativa.

Las posibilidades de los NFTs comienzan en la igualdad de condiciones entre coleccionistas establecidos y primerizos. La cultura pop levantándose a la par de la academia y su arte. En cuanto el mundo se vio obligado a clausurar temporalmente todo lo corpóreo, la desmaterialización permitió que los artistas digitales encontrasen un lugar para obtener ganancias de su trabajo sin necesidad de intermediarios, así como también comenzaron proyectos y movimientos enteros en donde el valor yace en la unicidad; en la naturaleza coleccionable de cada elemento creado. 
ArtReview entiende perfectamente que el camino recorrido es amplio en un tiempo relativamente corto, permitiendo que el mundo del arte explotara en un sinfín de posibilidades. Si han logrado generar millones de dólares; modificar el tráfico y la relación con museos; permitir la creación de nuevas manifestaciones artísticas y dar valor merecido al trabajo de creativos, tan sólo hay que pensar en lo que sucederá el próximo año.

Visited 1 times, 1 visit(s) today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window