Por David Agudelo Restrepo @djangoescorpio

“Actualmente se están creando criptomonedas con sistemas más amigables con el medio ambiente; pero aún prevalecen los NFTs hechos con los sistemas que más generan emisiones de CO2”.


El término NFT (Non-Fungible-Token, o “Token” no fungible en inglés) según “Google trends”, no tenía más de 2 millones de búsquedas a nivel mundial en marzo del 2020. Sin embargo, para marzo del 2021 el término tuvo 17 millones de búsquedas. El pasado enero, el término tuvo 66 millones de búsquedas. De acuerdo con el reporte “The Art Market 2022” de Art Basel y el banco suizo UBS las ventas de NFTs pasaron de un volumen de 4.6 millones de dólares en 2019 a 11.100 millones de dólares en el 2021. En cambio, el tema “Cambio climático” ha tenido 3 millones de búsquedas en promedio entre el 2020 y el año en curso.

Ni siquiera en septiembre del 2019 tuvo más de 5 millones de vistas, mismo mes en el que el nombre de la activista Greta Thunberg tuvo 100 millones de búsquedas. Sin embargo, entre el 17 y el 23 de abril del 2022 el tema “Cambio climático” tuvo 33 millones de búsquedas. Aunque, a primera vista, ambos fenómenos (el de los NFTs y el Cambio Climático de origen humano) no parezcan conectados; hay una relación no tan velada entre ellos. 

Resumen del reporte The Art Market 2022. Cortesía de CoBo Social.

A pesar de que los NFTs son obras que no tienen un soporte material, su huella sobre el planeta Tierra y sus recursos es equivalente a la que tiene la economía de un país industrializado. El Cambio Climático generado por la acción humana tiene su causa principal (aunque no exclusiva) en la cantidad de CO2 que se emite a la atmósfera del planeta como subproducto de los motores de combustión; CO2 que a su vez calienta la superficie del planeta al retener parte del calor de la luz solar que entra al planeta, en lo que se conoce como Efecto Invernadero.

Aunque actualmente se estén explorando formas de generar energía sin emitir CO2, la mayoría de las actividades que realizamos son sostenidas con energía generada a partir de la quema de combustible (subestaciones de Diesel, por ejemplo) o energía cinética generada a partir de un motor de combustión interna, como pasa con los automóviles. Y esto ¿Qué tiene que ver con un archivo digital cuya no fungibilidad es avalada por un proceso de blockchain?

Se estima que la huella anual de CO2 emitido alimentando operaciones relacionadas con el Bitcoin es de 114.06 toneladas métricas, la misma cantidad que emite Checoslovaquia, un país con un PIB nominal de 70.4 miles de millones de dólares y 10,745, 818 de habitantes. Sin embargo, el Bitcoin (BTC) no es la única criptomoneda usada para NFTs. De hecho, una de la plataforma de comercialización NFTs es OpenSea que usa Ethereum (ETH) para sus procesos de validación con el Blockchain. La huella de carbono del de 55,76 toneladas métricas anuales de CO2, la misma cantidad que Perú. Para el Bitcoin se estima que se usan 204.50 Terawats-hora anualmente y para el Ethereum, 99,97 Terawats-hora. ¿Y esto, por qué?

La blockchain es una tecnología que, a grandes rasgos, certifica la información a partir de una cadena conectada de validaciones hechas por diversos sistemas electrónicos descentralizados. ¿Cómo se emite una criptomoneda con el Blockchain? A través de cripto-minería. Para hacer “minería” de criptomonedas las monedas parten en su algoritmo con un mecanismo de consenso: cada cierto tiempo cientos o miles de computadoras y servidores compiten entre ellos para resolver problemas matemáticos complejos.

El primer bloque (computador/servidor) en resolver este problema es aquel que provee la “Proof of Work” (en inglés, “prueba de trabajo. Así, registra los paquetes de información sobre las transacciones de Bitcoin. Finalmente, el sistema que logra hacer esta validación recibe una compensación en la misma criptomoneda validada. Es por ello que hay un incentivo claro para que existan cientos, si no miles de computadoras trabajando 24 horas, 7 días en resolver estos problemas matemáticos para cumplir este protocolo. Esto requiere un gasto energético bastante alto, lo que, de manera indirecta, genera bastantes cantidades de CO2. 

Actualmente se están desarrollando criptomonedas con un sistema que consume menos energía, llamado “Proof of Stake” (en inglés, prueba de parte o prueba de interés). Este sistema reemplaza las grandes operaciones computacionales del “Proof of work” por una validación en el blockchain que dependa de la cantidad de cryptomoneda a validar que tenga una computadora que esté certificando la información. Por ejemplo, si una computadora X tiene 5 unidades de la moneda A y otra computadora Z tiene 3 unidades; se le dará preferencia a la validación de la computadora X. Así se reduce el poder computacional necesario, y se evita que terceros falsifiquen las transacciones o intenten disminuir o aumentar el valor artificial de una moneda. Algunas criptomonedas que usan este sistema son Solana (SOL) y Cardano (ADA).

Lamentablemente, la mayoría de NFTs producidos hoy involucran tanto el BTC como el ETH, que se generan con el método de “Proof of Work” y no tanto el SOL y el ADA. 

Este consumo exacerbado de energía en la generación de criptomonedas es la principal causa de las altas emisiones de CO2 asociadas con los NFT. A pesar de no ser más que un archivo digital de varios bits, detrás de la validación de la No-fungibilidad de un NFT hay un consumo exacerbado de energía que degenera en altas emisiones de carbono.

Los NFTs, lejos de lo que pueda parecer a primera vista, generan una gran huella de emisiones de CO2 a la atmósfera; huella equivalente a la que tiene una economía europea intermedia como la de la República Checa. Actualmente se están creando criptomonedas con sistemas más amigables con el medio ambiente; pero aún prevalecen los NFTs hechos con los sistemas que más generan emisiones de CO2. Es por esto que hay una relación clara, que no evidente, entre el cambio climático y los NFTs. Es por esto que un coleccionista preocupado por el medio ambiente debería de tener en cuenta estos procesos a la hora de adquirir nuevas piezas a su colección. 

Visited 1 times, 1 visit(s) today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window