La cantante islandesa limita el impacto ecológico de sus conciertos, llegando incluso a cancelar tres fechas en su isla natal que requerían instalaciones adicionales.


La cantante islandesa Björk, siempre preocupada por el medio ambiente, espera que “Elon Musk y sus amigos tecnológicos fabriquen autobuses de gira eléctricos” para su espectáculo Cornucopia. “¿Podrías pasarle el mensaje a Elon Musk?”, dijo a AFP. La artista está haciendo un esfuerzo para limitar el impacto de sus giras, ya que navega entre dos espectáculos: uno filarmónico, llamado Orchestral Björk, y otro más vanguardista y con más medios, Cornucopia.

La autora de Army of me ha cancelado las tres fechas de Cornucopia previstas para principios de junio en Islandia, porque su ambicioso montaje escénico habría requerido instalaciones adicionales en su isla natal.

Es la primera vez que no puedo llevar uno de mis espectáculos a Islandia y me ha entristecido mucho, pero lo he intentado todo, explicó, con la agenda trastocada por este contratiempo y por su participación en una jornada de protesta en su país contra la caza de ballenas.

A Bjork no le faltan ideas para combinar gira y ecología. Incluso imagina un nuevo tipo de festival “con un barco festivalero que cruce los océanos sin aviones de por medio”. A pesar de las dificultades, la cantante es optimista sobre la capacidad de la humanidad para hacer frente a los retos medioambientales.

“Creo que el cambio se está produciendo muy lentamente, y sería mejor que ocurriera más rápido, pero sigo teniendo esperanzas”, afirma. “Me digo que es una cuestión generacional”. Incluso encuentra motivos para la esperanza en la actual crisis sanitaria. “Al menos durante Covid teníamos pájaros que cantaban más alto, aire más limpio y menos aviones. Sabemos que es posible, que si queremos, podemos”.

Una coreografía de 860 drones

Bjork prepara ahora la reanudación de su gira europea de Cornucopia, que pasará por Portugal el 1 de septiembre, Bercy el 8 de septiembre y Floirac –cerca de Burdeos– el 5 de diciembre. El espectáculo termina con un mensaje en video de la activista climática Greta Thunberg. Cornucopia , concebido en torno al álbum Utopía (2017), recorrió después todo el repertorio de la artista. “Poco a poco voy incorporando más y más de Fossora –su más reciente álbum, de 2022–”, dice Björk.

La cantante islandesa también llevó su espectáculo filarmónico a Coachella en abril. En un festival copiosamente retransmitido en las redes sociales, sorprendió una simple versión orquestal. Ella realzó la actuación con más de 860 drones sobre el escenario.

No quise añadir músicos ni instrumentos para no interrumpir la naturaleza despojada de un espectáculo con una voz desnuda y una orquesta sinfónica, explica. Pensaba en algo épico en el cielo. Quería que los drones siguieran los arreglos de las visualizaciones sónicas. Parece que funcionó bien en el desierto [de Indio, sede del festival].

Visited 1 times, 1 visit(s) today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window