Mar. Jul 5, 2022
12:57 am

Perfil de artista: Edgar Allan Poe

El nombre de Edgar Allan Poe (1809 – 1849) trae a la mente imágenes de asesinos y locos, entierros prematuros y mujeres misteriosas que regresan de entre los muertos. Sus obras han estado impresas desde 1827 e incluyen clásicos literarios como The tell tale heart, The raven y The fall of the House of Usher. La obra de este versátil escritor incluye cuentos, poesía, una novela, un libro de texto, un libro de teoría científica y cientos de ensayos y reseñas de libros.

Es ampliamente reconocido como el inventor de la historia de detectives moderna y un innovador en el género de ciencia ficción, pero se ganó la vida como el primer gran crítico y teórico literario de Estados Unidos. La reputación de Poe en la actualidad se basa principalmente en sus cuentos de terror, así como en su inquietante poesía lírica.

Así como los extraños personajes de las historias de Poe han capturado la imaginación del público, también lo ha hecho él mismo. A menudo se lo ve como una figura morbosa y misteriosa que acecha en las sombras de los cementerios iluminados por la luna o de los castillos en ruinas. Este es el Poe de la leyenda. Pero mucho de lo que se sabe es algo equivocado, producto de una biografía escrita por un rival convertido en enemigo en un intento de difamar el nombre del autor.

Retrato de Poe (daguerrotipo “Annie”)

En realidad, nació en una familia de actores ambulantes en Boston el 19 de enero de 1809, pero al cabo de tres años sus padres habían muerto –su madre de tuberculosis y su padre tres días después a pesar de haber abandonado a su familia–. Poe fue acogido por el rico comerciante de tabaco John Allan y su esposa Frances Valentine Allan en Richmond, Virginia, mientras que su hermano y su hermana se fueron a vivir con otras familias.

El Sr. Allan crió a Poe para que fuera un hombre de negocios y un caballero de Virginia, pero el futuro autor soñaba con emular a su héroe de la infancia, el poeta británico Lord Byron. El reverso de algunas de las hojas del libro de contabilidad de Allan revelan versos poéticos tempranos garabateados con la letra de un joven Edgar y muestran el poco interés que tenía en el negocio del tabaco. En 1826, dejó Richmond para asistir a la Universidad de Virginia, donde se destacó en sus clases pero acumuló una deuda considerable. El avaro Allan había enviado a Poe a la universidad con menos de un tercio de los fondos que necesitaba, y pronto, el joven poeta comenzó a apostar para recaudar dinero para pagar sus gastos.

Al final de su primer trimestre, Poe era tan desesperadamente pobre que quemó sus muebles para calentarse. Humillado por su pobreza y furioso con Allan, se vio obligado a abandonar la escuela y regresar a Richmond. Sin embargo, las cosas continuaron empeorando. Visitó la casa de su prometida, Elmira Royster, sólo para descubrir que ella se había comprometido con otro hombre.

Los últimos meses del desconsolado escritor en la mansión Allan estuvieron marcados por una creciente hostilidad hacia su padrastro hasta que Poe finalmente salió furioso de la casa en una búsqueda quijotesca para convertirse en un gran poeta y decidir cómo vivir. Logró lo primero al publicar su primer libro Tamerlane and other poems en 1827, cuando sólo tenía dieciocho años, utilizando el seudónimo “un bostoniano”; para lograr esto último, se alistó en el ejército. Dos años más tarde ingresó a la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point mientras continuaba escribiendo y publicando poesía. Después de ocho meses en West Point, Poe fue expulsado.

En la ruina y solo, se dirigió a Baltimore –la casa de su difunto padre– y visitó a sus familiares en la ciudad. Uno de sus primos le robó una noche; otra pariente, su tía, Maria Clemm, se convirtió en una nueva madre para él y lo recibió en su casa. La hija de Clemm, Virginia, primero actuó como mensajera para llevar cartas a las amadas de Poe.

Mientras se encontraba en Baltimore, John Allan murió, dejando a Edgar fuera de su testamento, que, sin embargo, preveía un hijo ilegítimo al que Allan nunca había visto. Para entonces, Poe vivía en la pobreza pero había comenzado a publicar sus cuentos, uno de los cuales ganó un concurso patrocinado por el Saturday Visiter. Las conexiones que logró establecer a través del concurso le permitieron publicar más historias y eventualmente ganar un puesto editorial en el Southern Literary Messenger en Richmond. Fue en esta revista donde finalmente encontró el trabajo de su vida como escritor de revistas.

Southern Literary Messenger (diciembre 1835)

En un año, Poe ayudó a que “The Messenger” fuera la revista más popular del sur con sus historias sensacionales y sus críticas mordaces de libros. Pronto desarrolló una reputación como un crítico intrépido que no sólo atacaba el trabajo de un autor sino también al autor mismo y al establecimiento literario del norte. Apuntó a algunos de los escritores más famosos del país; una de sus víctimas fue el antólogo y editor Rufus Griswold.

A sus veintisiete años, llevó a Maria y Virginia Clemm a Richmond; se casó con Virginia, que aún no había cumplido los catorce años. El matrimonio resultó ser feliz, pero el dinero siempre fue escaso. Insatisfecho con su bajo salario y la falta de control editorial en “The Messenger”, Poe se mudó a la ciudad de Nueva York y a Filadelfia un año después, donde escribió para varias revistas diferentes. A pesar de su creciente fama, apenas podía ganarse la vida.

Retrato de Virginia Clemm Poe realizado tras su muerte

Para la publicación de su primer libro de cuentos, Tales of the grotesque and arabesque, se le pagó con veinticinco ejemplares de su libro. Pronto se convertiría en una importante figura para conseguir salarios más altos para los escritores, así como de una ley internacional de derechos de autor. Para cambiar el rostro de la industria de las revistas, propuso iniciar la propia, pero no logró encontrar los fondos necesarios.

La publicación de enero de 1845 de El cuervo convirtió a Poe en un nombre familiar. Volvió a vivir en la ciudad de Nueva York y era lo suficientemente famoso como para atraer grandes multitudes a sus conferencias; también comenzó a exigir mejores salarios por su trabajo. Publicó dos libros ese año y vivió brevemente su sueño de dirigir su propia revista cuando compró a los propietarios del Broadway Journal. El fracaso de la empresa, el deterioro de la salud de su esposa y la difusión de rumores sobre la relación de Poe con una mujer casada lo expulsaron de la ciudad en 1846.

En ese momento se mudó a una pequeña casa de campo en el campo. Fue allí, en el invierno de 1847, donde Virginia murió de tuberculosis a la edad de veinticuatro años. Su muerte devastó al escritor y lo dejó incapaz de escribir durante meses. Sus críticos asumieron que pronto estaría muerto. Tenían razón. Poe sólo vivió otros dos años y pasó gran parte de ese tiempo viajando de una ciudad a otra dando conferencias y buscando patrocinadores para su último proyecto de revista propuesto que se llamaría The Stylus.

Ilustración de “The raven”, John Tenniel (1858)

Regresó a Richmond en el verano de 1849 y se volvió a conectar con su primera prometida, Elmira Royster Shelton, que ahora era viuda. Se comprometieron y tenían la intención de casarse en Richmond después del regreso de Poe de un viaje a Filadelfia y Nueva York. Sin embargo, de camino a Filadelfia, se detuvo en Baltimore y desapareció durante cinco días. Fue encontrado en la sala del bar de una casa pública que se estaba utilizando como lugar de votación para una elección.

El editor de la revista Joseph Snodgrass envió a Poe al Washington College Hospital, donde pasó los últimos días de su vida lejos de casa y rodeado de extraños. Ni la suegra de Poe ni su prometida sabían qué había sido de él hasta que lo leyeron en los periódicos. Murió el 7 de octubre de 1849 a la edad de cuarenta años. La causa exacta de la muerte sigue siendo un misterio.

Días después de la muerte de Poe, su rival literario Rufus Griswold escribió un obituario difamatorio del autor en un intento equivocado de venganza por algunas de las cosas ofensivas que Edgar había dicho y escrito sobre él. Griswold siguió el obituario con una memoria en la que retrató al poeta como un loco borracho, mujeriego, sin moral y sin amigos.

Los ataques de Griswold estaban destinados a hacer que el público rechazara a Poe y sus obras, pero la biografía tuvo exactamente el efecto contrario y, en cambio, impulsó las ventas de los libros del autor más que nunca durante su vida. La imagen distorsionada que Griswold intentó difundir, creó la leyenda de Poe que vive hasta el día de hoy, mientras que Griswold sólo es recordado –si es que lo es– como su primer biógrafo.

Grabado de Griswold (1855)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.