“La satisfacción que siento al ser dueña de mí misma ilumina mi vida actual, y la esperanza de hacerme más digna de mi amado difunto me trae un consuelo que suaviza incluso mis horas más desoladas.”


Mary Wollstonecraft Godwin nació el 30 de agosto de 1797 en Londres, hija de dos insólitos filósofos adelantados a su tiempo: Mary Wollstonecraft, maestra de escuela, mujer de letras, feminista y autora de un panfleto contra el sistema patriarcal Vindicación de los derechos de la mujer (1792); y William Godwin, precursor del pensamiento anarquista.

Mary Wollstonecraft, John Opie (1797)

La pareja, que era anticonformista, no vivía bajo el mismo techo. Diez días después del nacimiento de su hija, Mary Wollstonecraft murió de fiebre puerperal. Mary y su hermana Fanny Imlay –de tres años y medio y nacida de la unión de Mary Wollstonecraft con el especulador Gilbert Imlay– fueron criadas por William.

Mary tenía cuatro años cuando su padre se casó con una viuda con dos hijos. Con ella, el filósofo concibió un hijo. Godwin inculcó a sus hijas las ideas de su madre. Pronto demostró ser excepcionalmente inteligente y apasionada por el aprendizaje. Los niños vivían entre los más grandes intelectuales de la época, a quienes su padre siempre les abría la puerta.

Debido a lo anterior, no tuvo una escolarización normal. Su padre se encargó de parte de su educación, enseñándole una amplia gama de materias. Godwin solía llevar a sus hijos de excursión y éstos tenían acceso a su biblioteca. Además, tenía una institutriz, un tutor y leía los manuscritos de su padre sobre historia griega y romana.

Ella y su hermana, Fanny, iban a menudo a leer y estudiar al cementerio de St. Pancras, cerca de la tumba de su madre.

El fuego de Prometeo

La noche del 16 de junio de 1816, Lord Byron y sus amigos, entre los que se encontraban Percy Shelley y Mary Wollstonecraft Godwin, se alojaron en la Villa Diodati de Cologny, en las afueras de Ginebra. La erupción del volcán indonesio Tambora, unos meses antes, provocó terribles perturbaciones climáticas. Los documentos de la época subrayan que 1816 fue un año sin verano. Encerrados en la casa por las tormentas que siguieron, fascinados por lo sobrenatural, el pequeño grupo leía historias de terror para entretenerse. Para diversificar las escasas actividades de esta singular fiesta, Lord Byron les propone que cada uno escriba una historia de fantasmas.

Mary es la única que logra completa una historia; imagina algo completamente nuevo a partir de una pesadilla que tuvo. Dos años más tarde nace la primera novela ciencia ficción en el momento de su publicación, Frankenstein o el moderno Prometeo, que es hoy un clásico de la literatura, fue un éxito inmediato, pero también tuvo que soportar algunas críticas poco amistosas. Desde muy joven, la innovadora Mary Shelley tuvo que enfrentarse a las asperezas de la vida.

La criatura de Frankenstein, una figura monstruosa, es el arquetipo del personaje romántico. Pero esta novela también se encuentra en la encrucijada de la fantasía, por su ambientación, y la ciencia ficción. 

La Villa Diodati

En 1814, a la edad de dieciséis años, comenzó una relación con Percy Shelley, a pesar de estar casado. En su compañía, dejó su hogar e Inglaterra. La pareja viajó a Francia y Suiza. El padre de Percy estaba muy molesto por esta unión. Durante este viaje, quedó embarazada de su primer hijo. Lo perdió al nacer.

La comunidad que formaron con Lord Byron y otros se disolvió tras dos suicidios: el de su hermana Fanny Imlay y el de Harriet Westbrook, esposa de Shelley, que decidió ahogarse.

Mary y Percy se casaron en 1816, tras la muerte de Harriet. Nacieron tres hijos más. Sólo el pequeño Percy Florence sobrevive a la infancia. Mary Shelley vive la pérdida de cada hijo como una tragedia. Desde la muerte del primogénito, su vida se convierte en una serie de tragedias de las que nunca se recupera.

Pensamientos y actos

Que les étoiles contemplent mes larmes

Italia, verano de 1822. El poeta Percy Shelley atraviesa el Golfo de Livorno en un pequeño velero que acaba de comprar. El mar está agitado. El barco vuelca. El joven escritor muere. Aún no tenía 25 años. El repentino y brutal dolor devasta a la joven, que ya ha sufrido la muerte de tres de sus cuatro hijos. Entonces comenzó a escribir un cuaderno titulado Journal of Sorrow que mantuvo hasta 1844. Una obra profundamente conmovedora, escrita por una mujer rota que registra los recuerdos de su amor, su sufrimiento y su soledad. Estas páginas están consideradas entre las más bellas de la literatura romántica. Traducidas por Constance Lacroix, fueron publicadas en 2017 bajo el título Que les étoiles contemplent mes larmes, una hermosa obra publicada por la editorial Finitude. 

Tras una juventud corta, estimulante y feliz, la vida de Mary Shelley se convertiría en una serie de duelos. Estas tragedias la sumieron en una profunda e incurable depresión, tanto más cuanto que las personas contrarias a la relación que mantenía con su difunto marido le hicieron pagar muy cara esta pasión. Para sobrevivir, escribe, estudia, se encariña locamente con su hijo Percy Florence y se esfuerza por que Percy Shelley, el único gran amor de su vida, sea reconocido.

Extractos del diario:

17 de noviembre de 1822

El dolor es mejor que no tener dolor. Mi dolor me recuerda al menos que he conocido días mejores. Una vez, de entre todos, se me concedió la felicidad. ¡Que este recuerdo nunca me abandone! El que pasa junto a las ruinas de una vieja casa, no lejos de un camino desierto y triste, no presta atención. Pero cuando se entera de que un fantasma, grácil y feroz, ronda sus muros, adquiere una belleza y un interés singulares. Así que podría decirse de mí que no soy nada ahora, sino que una vez viví, y que atesoro celosamente el recuerdo de lo que fui.

Sin embargo, cuando el buitre de mi pena se adormece por un momento sobre su presa, sin aflojar nunca el agarre de sus garras, siento que caigo en un letargo aún más terrible que la desesperación.

19 de marzo de 1823

El estudio se ha convertido en algo más necesario para mí que el aire que respiro. Al someter mi mente a un cuestionamiento perpetuo y a un examen sistemático, ofrece una alternativa beneficiosa al tumulto de mis ensueños. La satisfacción que siento al ser dueña de mí misma ilumina mi vida actual, y la esperanza de hacerme más digna de mi amado difunto me trae un consuelo que suaviza incluso mis horas más desoladas.

Reconocimiento tardío

Ilustración del frontispicio de la edición de 1831. Grabado en acero (993 x 71 mm) para la edición revisada de Frankenstein de Mary Shelley, publicada por Colburn y Bentley, Londres 1831

Aunque Mary Shelley escribió seis novelas después de la primera, así como relatos de viajes, biografías de personajes históricos españoles, portugueses y franceses, cuentos y poemas, ninguna de sus obras posteriores alcanzó la popularidad de Frankenstein o el moderno Prometeo. Sus obras, contundentes, feministas e innovadoras, abordan temas destacados durante los siglos XX y XXI. Mathilda (1819) trata del incesto y del suicidio. La obra fue considerada tan escandalosa e inmoral que no se publicó hasta 1959. Considerada la mejor de sus obras, El último hombre (1826), una novela que quizá debería leerse o releerse en estos momentos, narra la destrucción de la raza humana entre 2073 y 2100 por las guerras y la peste. Además, la autora utiliza las biografías que escribe, a menudo muy politizadas, para promover la causa de las mujeres, como en Lodore (1835), su autobiografía ficticia.

El 1 de febrero de 1851, a la edad de cincuenta y tres años, Mary Shelley murió en Londres de un tumor cerebral. Fue enterrada en la iglesia de San Pedro, en Bournemouth.

Las biografías románticas y victorianas sugieren que Mary Shelley sacrificó su trabajo para mantener a su marido y luego, tras su muerte, para que se publicara. Sin embargo, en la década de 1970, se rehabilitó. Liberada de la sombra de su marido, ahora se la considera una precursora y escritora por derecho propio. Se le atribuye la invención de la ciencia ficción, el inicio de los estudios de género y la creación de un mito universal.

Visited 1 times, 1 visit(s) today

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close Search Window