Jue. Jun 30, 2022
11:03 pm

Perfil de artista: Tina Modotti

Las imágenes de Tina Modotti retratan sectores de la sociedad llevados a la periferia, viviendo del otro lado de un abismo creado por la una diferencia de clases cada vez más marcada, cada vez más violenta. Los planos detalle, picados y contrapicados expresan la importancia de las manos; el peso del trabajo; la fragilidad de la vida.


Primeros años

Nacida en la ciudad de Udine, en la región norte de Italia el 16 –o 17– de agosto de 1896,  Assunta Adelaide Luigia Modotti –apodada Assuntina y Tina posteriormente– estuvo expuesta a la fotografía y a ideologías de izquierda desde una edad muy temprana. Durante los primeros años de la vida de Tina, Italia atravesaba la “Era giolittiana” después de las represiones sociales ocurridas tras las protestas para exigir libertades sociales y contra el alto precio del pan, concluyendo en la unión de la izquierda, anarquistas y sindicalizados fuera del parlamento, ocasionando una gran simpatía hacia tendencias socialistas.

Por su parte, la familia Modotti regresó a Udine en 1905 después de pasar un tiempo en Austria para evitar los conflictos que azotaban al país. Ese mismo año, Giuseppe Modotti, padre de la futura fotógrafa, migró a los Estados Unidos  junto a una de sus hermanas, estableciéndose un par de años en Nueva York. Mientras tanto, Tina abandonó la escuela para trabajar en una fábrica textil; fue durante esa época que tuvo su primer acercamiento a la fotografía gracias a su tío, Pietro Modotti, quien logró mantener abierto un estudio a pesar de las dificultades sociopolíticas del momento.

Tina Modotti, retrato, Edward Weston (1924)

Para 1907, su padre abrió su propio estudio en el barrio italiano de North Beach, en San Francisco. Seis años después, Tina viajó al nuevo continente para encontrarse con su padre y su hermana, buscando una nueva vida lejos de su hogar. Ya establecida en “Little Italy”, trabajó algunos años hasta que conoció al pintor Roubaix de l’Abrie Richey –Robo para sus amigos–, quien resultó ser fundamental para el desarrollo artístico de la joven, ya que no sólo la introdujo a un mundo distinto que ella no conocía del todo, sino que se encargó de que conociera a miembros importantes del circuito del arte en San Francisco.

Fue entonces que encontró su lugar en el medio teatral en 1917 como actriz, además de haber cautivado públicos en recitales de poesía. Un año después se mudó a Los Ángeles con Robo, con quien es posible que se haya casado. Ya establecidos en la costa oeste, Tina destacó por su trabajo en teatro, asegurando su lugar en la creciente industria cinematográfica, estelarizando Tiger’s coat de Roy Clements en 1920; también se convirtió en una figura muy buscada para trabajos de modelaje, llegando así a conocer un poco más la posibilidad del medio fotográfico, hasta llegar a conocer a Edward Weston en 1921. Mismo año en el que Robo decidió viajar al sur de la frontera en búsqueda de mejores oportunidades.

Experiment in Related Form / Glasses, Tina Modotti (1924)

México

Fascinado por la diversidad encontrada en el medio artístico de México, Roubaix encontró lo que había ido a buscar: Un nuevo lugar en el que establecerse y poder producir su obra. La felicidad no duraría mucho, pues fue contagiado de viruela, llevándolo a una muerte prematura. Tina se encontraba desarrollando su técnica y ojo para la fotografía con su nuevo mentor, Weston, cuando se enteró del fallecimiento de su pareja –posible esposo–, obligándola a viajar junto a su suegra para despedir al poeta y pintor.

Una vez en la República Mexicana, la entonces actriz y modelo también se enamoró de las expresiones culturales y de las posibilidades que éstas representaban, así que regresó a Los Ángeles un año después para convencer a Weston de comenzar una vida en un nuevo país, lejos de la actuación. Durante el resto de los años 20, México atravesaba un periodo de calma tras los hechos de la Revolución Mexicana. Tina aprovechó para aprender y capturar lo más que pudo con su cámara, conociendo eventualmente a personajes como Diego Rivera, José Clemente Orozco, Pablo Neruda, Dr. Atl, Ricardo Gómez Róbelo, Frida Kahlo, entre otros. Gracias a la relación con actores del sector cultural y con el paso de los años, la fotógrafa comenzó a involucrarse –activa y pasivamente– en la política del país, encontrando trabajo en periódicos como El Machete, acercándose cada vez más al Partido Comunista Mexicano.

Hoz, canana y mazorca, Tina Modotti (1927)

Las imágenes de Tina comenzaron a dejar de lado experimentos técnicos y compositivos, permitiendo un acercamiento al documentalismo, retratando sectores de la sociedad llevados a la periferia, viviendo del otro lado de un abismo creado por la una diferencia de clases cada vez más marcada, cada vez más violenta. Los planos detalle, picados y contrapicados expresan la importancia de las manos; el peso del trabajo; la fragilidad de la vida.

Pocos años después de unirse al Partido Comunista, comenzó una relación con el revolucionario cubano Julio Antonio Mella, quien sufrió un atentado en la Ciudad de México que terminó con su vida. Debido al nivel de vigilancia y sospecha que sufría por ser miembro del partido, fue culpada y arrestada por el ataque, sólo para ser liberada poco tiempo después. La tensión continuaba en aumento, al igual que la violencia. Los espacios de reunión del partido, al igual que oficinas y periódicos fueron clausurados con la intención de detener el avance de la izquierda. Sus últimos trabajos en México retrataron a mujeres indígenas y titiriteros hasta que David Alfaro Siqueiros la colocó dentro de la historia fotográfica revolucionaria del país. Hacia finales de 1929 se descubrió un plan para asesinar al entonces presidente Pascual Ortíz Rubio, siendo nuevamente culpada y eventualmente, deportada en 1930.

Manos de titiritero, Tina Modotti (1929)

De regreso a Europa

Tras su salida de México, regresó a una Europa en vísperas del levantamiento fascista. Se estableció en Berlín para evitar regresar a Italia hasta que decidió ir a Moscú para unirse continuar su afiliación al movimiento comunista, en donde su trabajo fotográfico disminuyó considerablemente, debido a la obligada producción de propaganda establecida por el Estado Soviético. Ya en Rusia, inició una relación con un camarada italiano, Vittorio Vidali. 

Una vez iniciada la Guerra Civil Española, Tina viajó a España en 1934 para continuar su trabajo político y humanitario hasta la eventual victoria fascista. Fue entonces que decidió regresar a América, llegando primero a Nueva York y eventualmente de regreso a México, en donde tuvo que utilizar una identidad falsa hasta 1941, solicitando asilo político, cuando pudo regresar a su nombre real. Un año después murió en el asiento trasero de un taxi en la Ciudad de México debido a una –misteriosa– falla cardiaca. Es posible que la fotógrafa estuviese en camino a casa de Pablo Neruda, quien, tras enterarse de la desafortunada muerte de Tina, escribió un poema; algunos de sus versos pueden leerse en la lápida de la artista nacida en Italia, pero realizada en México.

Tina Modotti, hermana, no duermes, no, no duermes:
tal vez tu corazón oye crecer la rosa
de ayer, la última rosa de ayer, la nueva rosa.
Descansa dulcemente, hermana.  

La nueva rosa es tuya, la nueva tierra es tuya:
te has puesto un nuevo traje de semilla profunda
y tu suave silencio se llena de raíces.
No dormirás en vano, hermana.  

Puro es tu dulce nombre, pura es tu frágil vida,
de abeja, sombra, fuego, nieve, silencio, espuma,
de acero, línea, polen, se construyó tu férrea,
tu delgada estructura. 

[…]

TINA MODOTTI HA MUERTO, PABLO NERUDA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.