Mar. Jul 5, 2022
2:37 am

Perfiles: Theo van gogh y theo van gogh

A lo largo de la historia del arte se ha hablado extensivamente de Vincent van Gogh y sus tormentos. Su genio. Su rechazo. A pesar de la extraordinaria relevancia con la que cuenta tanto su vida como su trabajo, en esta ocasión es el turno de otros  muy importantes miembros de la familia van Gogh: En primer lugar, su hermano menor, Theodorus, marchante de arte y director de Goupil & Cie a los 23 años; en segundo lugar, su sobrino-nieto, Theodoor, director, productor y guionista de cine.

Theo van Gogh
&
Theo van Gogh

Theo… el marchante

Theodorus van Gogh (1 de mayo de 1857 – 25 de enero de 1891) nació cuatro años después de Vincent, siendo el tercer hijo de seis hermanos. En 1873, a sus 16 años, siguió los pasos de su hermano mayor –quien ingresó cuatro años antes– y comenzó a trabajar en la rama holandesa de la galería; casa de subastas y marchantes de arte franceses Goupil & Cie. 

Mientras su hermano estuvo trabajando en La Haya, Theo estuvo en Bruselas. Cinco años después fue transferido a la sede principal, justo a tiempo para la Exposición Universal de París de 1878, y, de está manera, logró entrar por la puerta grande al interior del mundo del arte al convertirse en director de la galería que se encontraba en medio de una reestructuración, así como de un cambio de nombre: Boussod et Valadon.

Sin embargo, Vincent fue despedido un par de años antes, en 1876, por lo que se vio obligado a perseguir una nueva profesión. Fue después de varios intentos en el ámbito académico como estudiante de teología e incluso empleado en una escuela y una librería que decidió establecerse como pintor a sus 27 años, gracias a las alentadoras palabras de su hermano menor, con quien nunca dejó de intercambiar correspondencia en las que se contaban su día a día: Sucesos, pensamientos, estados de ánimo e incluso algunos proyectos. 

A partir de 1880, Theo comenzó a apoyar en lo que podía al futuro emblemático pintor. Le enviaba dinero, además de pintura para que Vincent pudiese desarrollar sus habilidades al mismo tiempo que su trabajo se convertía en un portafolio para posibles exhibiciones y ventas. Pocos años después, en 1884, el entonces establecido director de Boussod et Valadon incluyó obras impresionistas en la galería, aumentando su éxito y reputación como marchante, ampliando la visión del arte que se tenía sobre Holanda y Francia. Al exhibir piezas de Monet, Degas, al igual que otros exponentes del impresionismo, le dio fuerza al mismo, difundiendo el futuro del arte en Europa.

Catálogo de la exhibición
Salon des Indépendants

Llegando el año de 1886, Theo le ofreció a Vincent un lugar en París para que pudiesen vivir juntos. De esa manera, podrían estar más cerca, y, además, el circuito cultural contemporáneo serviría para ayudar a inspirar o incluso mejorar las pinturas que realizaba Vincent. A lo largo de los dos años en los que vivieron juntos, los hermanos encontraron un interés común al coleccionar impresiones japonesas, las cuales tendrían un gran impacto en el futuro trabajo del pintor. 

Durante su estancia en la capital francesa, Theo le presentó a Gaugin, Cézanne y a Toulouse-Lautrec, quienes, junto al mayor de los van Gogh, se convertirían en grandes representantes de la plástica de los siglos XIX y XX. La vida en la ciudad no era del completo agrado de Vincent, por lo que decidió irse hacia Arles, ubicada al sur de Francia, con el sueño de crear un espacio seguro para artistas, una especie de colonia en la que el único que le acompañó fue Gaugin, con todos los gastos cubiertos por el mismo Theo.

Un año después de la partida del artista hacia Arles –tan solo meses antes de que su salud mental se deteriorara significativamente y decidiera ingresar en la clínica de Saint-Rémy-de-Provence–, el marchante se casó con Jo Bonger, con quien tuvo un hijo en 1890 al que llamaron Vincent Willem. Las pinturas de van Gogh habían alcanzado un nivel de apreciación tan alto que Theo logró que se agregaran algunas piezas al Salón de los Independientes en París del mismo año.

Cuando Vincent dejó la clínica, se dirigió directamente hacia el hogar de su familia para poder conocer a su sobrino recién nacido. Fue entonces cuando Theo le confesó sus problemas financieros, así como su plan para iniciar su propia firma, lo que implicaba grandes complicaciones para su propia situación, ya que además de mantener a su familia, el amor que sentía hacia su hermano le impedía dejarlo en la calle. Sabiendo esto, el artista neerlandés pasó un tiempo con un sentimiento de vacío y confusión. ¿Qué podía hacer por su hermano? El 27 de julio de 1890 realizó un intento de suicidio.

Al enterarse de lo sucedido, Theo viajó inmediatamente a Auvers, donde yacía un Vincent herido, en su lecho de muerte.

Carta en posesión de Vincent en el campo donde se encontró su cuerpo (23/07/1890)

La salud de Theo comenzó a empeorar siguiendo la muerte de su hermano. Tuvo que ingresar al hospital psiquiátrico Willem Arntz, en donde continuó su desgaste físico y psicológico hasta quedar paralizado. Murió a inicios de 1891 en Utrecht. Tuvieron que pasar veintitrés años para que sus restos pudiesen ser exhumados y enterrados en Auvers-sur-Oise, junto a Vincent. El mismo año, Jo publicó un libro en donde se publicaron las cartas que intercambiaban. 

Los van Gogh por fin pudieron descansar juntos.

Theo… el cineasta

Poco más de 60 años después nació Theodoor van Gogh (23 de julio de 1957 – 2 de noviembre de 2004), nombrado en honor a su abuelo paterno –no confundir con su bisabuelo marchante–, quien fue miembro de la resistencia y fue ejecutado durante la Batalla de los Países Bajos durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial. 

A pesar de haber iniciado sus estudios en derecho en la Universidad de Ámsterdam, Theodoor dejó la escuela para iniciar su trabajo como director de escenas, y, gracias a la experiencia adquirida, saltar a la dirección cinematográfica. Su primera película en guión y dirección, Luger, fue lanzada en 1981. A partir de su debut, su carrera fue en ascenso al ganar dos Becerros de Oro (Blind date; In het belang van de staat), además de diversificar su trabajo al participar como actor en De noorderlingen y publicar seis libros. La mayoría de su trabajo refleja las diversas posturas ideológicas con las que contaba en cuanto a religión, política y expresiones culturales.

Después de haber sido despedido en repetidas ocasiones de periódicos y medios impresos, van Gogh tuvo que plasmar sus ideas en un sitio propio llamado de Gezonde Roker. Su afiliación política tenía una tendencia hacia la izquierda –dentro de un sistema monárquico–, siendo miembro de Republikiens Genootschap, la cual se opone enérgicamente a la monarquía holandesa, buscando al mismo tiempo la formación de una república a partir de medios democráticos. 

Submission

Después de los sucesos del 11 de septiembre del 2001, el cineasta se enfocó en la crítica al islam en prensa, libros e incluso cine. En septiembre del 2004, Theo y Hirsi Ali realizaron un cortometraje de 10 minutos titulado Submission, Part I, en el que se muestra una mujer rezando a Allah para que le libere de su vida. Mientras el monólogo se desarrolla, se presenta un montaje de cuerpos femeninos golpeados y maltratados con tatuajes de aleyas del Corán. La crítica hacia la sumisión total que le deben las mujeres a sus esposos –esclavizando, en la mirada de los encargados del corto–, parte directamente de la experiencia de Ali antes de llegar a Holanda, siendo ella una mujer somalí que huyó de un matrimonio arreglado.

El hecho de haber mostrado el trabajo cinematográfico enfureció a la comunidad musulman, además de haber sido como combustible para el odio que en ese entonces se mantenía muy presente en todo el mundo. Más tarde ese mismo año, el 2 de noviembre, Mohammed Bouyeri le disparó dos veces a Theodoor van Gogh antes de apuñalarlo y dejar una amenaza de muerte para Ali. 

Ese día, Holanda cambió para siempre. La conversación en torno al mundo musulmán, los fundamentalismos y la intolerancia llevaron al límite al parlamento. Más amenazas, más miedo, menos comprensión y violencia dirigida a sectores inocentes que practican el islam abiertamente. Aquella supuesta  libertad de Países Bajos se rompió. La marginalización se convirtió en el día a día y ambas ramas –conservadores y liberales– encontraron un punto en común en su miedo al otro. 

¿Cómo crees que habría sido la vida de Vincent sin el constante apoyo de Theo y Jo? ¿Cómo habría evolucionado el trabajo cinematográfico de Theo si hubiese seguido con vida?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.