Lun. May 16, 2022
9:06 pm

Shot Sage Blue Marilyn de Warhol rompe récord del artista y se vende en $195 millones

Toda la recaudación de la subasta de Ammann se destinará a organizaciones benéficas que proporcionan atención médica y educativa urgente a niños, según Christie’s.


Larry Gagosian, el galerista y marchante más importante de los últimos veinte años, se llevó la noche en Christie’s New York la noche del lunes al conseguir la compra de Shot Sage Blue Marilyn (1964) en menos de cinco minutos por $195 millones de dólares ($195,040,000). 

El lote 36 A de la subasta The Collection of Thomas and Doris Ammann estuvo cerca de duplicar el récord anterior de venta del artista, el cual se situó en $105.4 millones de dólares; establecido cuando su lienzo Silver Car Crash (Double Disaster), realizado en 1963, se vendió en Sotheby’s hace nueve años. Shot Sage Blue Marilyn había permanecido en una colección privada durante cinco décadas hasta esta nueva venta.

En total, la venta generó $317.8 millones de dólares, un tanto lejos del estimado máximo, pues la subasta oscilaba entre $284 a $420 millones. Treinta y cuatro de los 36 lotes encontraron comprador. De acuerdo con Alex Rotter, Presidente de Arte del Siglo XX y XXI de Christie’s: 

“Shot Sage Blue Marilyn es la cúspide absoluta del pop americano. El cuadro trasciende el género del retrato, superando el arte y la cultura del siglo XX. Junto con El nacimiento de Venus de Botticelli, La Gioconda de Da Vinci y La señorita de Avignon de Picasso, Marilyn de Warhol es uno de los mejores cuadros de todos los tiempos”.

Imagen de origen de los cuadros de Marilyn de Andy Warhol. ©2022 The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc. / Artists Rights Society (ARS), Nueva York

Warhol pintó por primera vez a Marilyn en 1962 en una escala más pequeña y volvió a su famosa y trágica musa dos veces más a lo largo de su carrera. El formato más grande y detallado que creó en 1964 se considera el subconjunto más deseable del motivo, que a su vez es el más deseable de la obra de Warhol. 

La obra forma parte de una serie de cinco que también incluye versiones en rojo, naranja y turquesa. Su título proviene de un incidente en el que la artista de performance Dorothy Podber disparó a los cuatro lienzos apilados con un revólver justo entre los ojos de Marilyn. Sólo una versión, la turquesa, se salvó del asalto. 

Cabe destacar que ha sido un año muy activo para Warhol y para Monroe, ya que gracias a la serie documental de Netflix The Andy Warhol Diaries y a The Mystery of Marilyn Monroe: The Unheard Tapes, el interés en la vida y obra de ambos se ha vuelto a encender. Desde la reaparición del vestido que utilizó la actriz y modelo cuando cantó feliz cumpleaños a John F. Kennedy en la Met Gala y hasta la reconstrucción de la voz del mismo Warhol gracias a una IA. La cultura pop regresa a su origen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.